,

Vuelta al cole a todo riesgo

Tras las vacaciones de verano, los niños regresan al colegio para descanso de los padres y resignación de los profesores. En España existe el seguro escolar obligatorio que se paga con la matrícula, forma parte de la Seguridad Social y básicamente cubre la asistencia en caso de accidente a alumnos desde 3º de la ESO hasta los 28 años. Sin embargo, para algunos gerentes y directores de centros esta cobertura no es suficiente y prefieren curarse en salud con la contratación de una póliza multirriesgo, ya que el seguro obligatorio no cubre los daños ocurridos dentro de la propia escuela y en un colegio pueden suceder numerosos accidentes de los que tiene que hacerse responsable el centro.
 
Además de las contingencias habituales que pueden darse en un negocio normal, como robos, daños en el mobiliario, goteras, o daños eléctricos; en un centro educativo pueden robarse o estropearse bienes que no sean propiedad de la escuela, sino de la AMPA, los empleados o incluso de los propios alumnos en algunos casos, y eso hay que tenerlo en cuenta.
 
En el ámbito educativo también son habituales otros seguros, como el de salud o accidentes, en caso de que les ocurra algo a los estudiantes o al personal del centro durante las clases, recreos o viajes escolares. A la hora de contratar una póliza es importante considerar la responsabilidad civil y posible indemnización económica por daños físicos causados en el recinto bajo la responsabilidad del personal docente, o no tan
físicos, como el bullying, que lamentablemente se ha visto tanto durante los últimos años.
 
Sobra decir que si el colegio ofrece un servicio de transporte escolar, el vehículo en el que viajen los alumnos debería estar convenientemente asegurado; y si cuenta con un servicio de comedor, no estaría de más prever contingencias posibles, como alergias o intoxicaciones alimentarias entre los más pequeños.
 
En caso de duda, hay que consultar con nuestro corredor de seguros sobre las diferentes pólizas, para proteger no sólo el edificio, sino también el bienestar de los niños, profesores y profesionales que allí trabajan. Un buen seguro multirriesgo puede aliviar los quebraderos de cabeza de muchos directores, pero lamentablemente no puede garantizar los aprobados.