,

Viajar seguro con la casa a cuestas

¿Ha pensado alguna vez cómo sería viajar con la casa a cuestas? Viajar con caravana o autocaravana, conocido por sus adeptos como “caravaning”, es una opción diferente y divertida, que permite disfrutar de un mayor contacto con la naturaleza.

Un viaje que invita a la aventura, si bien es necesario saber que en nuestro país la acampada libre está prohibida por defecto, por lo que deberíamos consultar la normativa de aquellos lugares donde pretendamos acampar; y, en viajes largos, consultar con antelación las áreas de servicio y descanso donde podremos aprovisionarnos de alimentos, de agua para beber, ducharnos, etc.

Si va a optar por una caravana, es preciso elegir bien el remolque, atendiendo a su automóvil y conocer los seguros necesarios para circular, teniendo en cuenta que las de menos de 750 kilos están cubiertas por el seguro de nuestro vehículo; son las que superan este peso las que precisan una póliza específica para caravanas que cubra, al menos, la responsabilidad civil.

Conviene que el seguro cubra las necesidades específicas del vehículo, así como disponer de otras coberturas, por ejemplo, de incendio, rotura de lunas, robo, daños propios y, muy importante, el contenido de la vivienda sobre ruedas. Además, antes de contratar una póliza debe cerciorarse de que la compañía presta asistencia en carretera a este tipo de vehículos, y de las exclusiones y condiciones específicas de la póliza. Para contar con el mejor asesoramiento, recuerde la importancia de contar con un corredor de seguros que le ayude a encontrar el seguro que mejor se adapta a sus necesidades.