,

Tiempo de cosecha

Septiembre es momento de vendimia y como todos los años, a la vez que se recogen las uvas toca hacer balance y prepararse para la campaña del año que viene. Aunque el clima haya sido benévolo y la lluvia suficiente, son muchos los riesgos que a lo largo de cuatro estaciones pueden afectar a los cultivos.
 
Un buen seguro agrario puede paliar los daños económicos producidos por inclemencias meteorológicas como sequías, inundaciones, altas temperaturas, heladas, granizo o fuertes vientos; así como proteger los campos contra otros riesgos como los daños producidos por la fauna silvestre, las diferentes plagas y las enfermedades propias de cada cultivo.
 
En España los seguros agrarios se han desarrollado gracias a la colaboración de instituciones públicas y privadas y a la integración de las medidas europeas de la PAC: Política Agraria Común, y se recogen en la Ley 87/ 1978 de Seguros Agrarios Combinados. De todas maneras, al margen de las competencias públicas, cada productor conoce mejor que nadie las necesidades específicas de su explotación, por lo que si quiere evitar contratiempos, lo mejor es consultar con un corredor y analizar las mejores opciones para proteger su explotación.