,

Te hace un Renting

Cada vez son más las empresas, autónomos y particulares que se animan a disfrutar de un vehículo sin necesidad de tenerlo en propiedad.
Por una pequeña cantidad al mes, los vehículos de renting pueden ser una solución ideal para los que no quieran desembolsar una gran cantidad de dinero con la compra o prefieren no endeudarse con los plazos.

La Asociación Española de Renting asegura que la mayor parte de sus vehículos disponen de un seguro a todo riesgo, pero no todas ofrecen exactamente lo mismo. Cada una tiene sus exclusiones, que pueden ir desde no cubrir los daños en casos de uso de alcohol o drogas, hasta no incluir los gastos médicos en casos de lesiones por siniestro.

Las compañías de renting son las propietarias del vehículo y titulares del seguro y el conductor firma un documento de cesión al usuario final
en el que se recogen las condiciones de uso y la cobertura del seguro. Al ser propietaria, la compañía de renting pondrá más énfasis en las coberturas que atañen al vehículo, como la responsabilidad civil y los daños a terceros, y por eso el futuro conductor deberá prestar especial atención a las cláusulas que le corresponden a él, como los gastos médicos en caso de lesiones por siniestro.

Otras cláusulas a mirar con detenimiento son los pasos a seguir en caso de robo del vehículo, el subsidio por privación del permiso de conducir, los cursos de recuperación de puntos del carnet o la indemnización para los beneficiarios del titular en caso de fallecimiento o invalidez.

No existen fórmulas perfectas, sino mejor adaptadas, y cada uno debe valorar qué le conviene más según sus circunstancias, si tener coche y seguro propios o alquilar un vehículo de renting. En caso de duda, revisar a conciencia la letra pequeña antes de firmar y consultar con nuestro corredor de confianza.