Entradas

,

Contigo no, bicho

Pocas cosas hay más desagradables que llegar a casa después de trabajar y encontrarnos con nuestro hogar invadido por visitantes indeseados. Si encima tienen más de cuatro patas y transmiten enfermedades, la cosa ya no sólo es repugnante sino peligrosa para la salud. Cucarachas, ratas o ratones son algunos de los inquilinos “okupas” más habituales de nuestras casas y si queremos desalojarlos,conviene contar con ayuda profesional.

Como siempre, lo mejor es consultar con nuestro corredor de confianza por si nuestro seguro de hogar cubre estas contingencias, o en el caso de las comunidades de vecinos, si se puede estudiar alguna cobertura que se haga cargo de las necesidades de todo el edificio o de la urbanización.

Además de las ratas, ratones y cucarachas, los seguros de comunidad tienen en consideración otro tipo de plagas como el topillo, las pulgas, nidos de avispas, gorgojos, escarabajos, pececillos de plata, polillas o garrapatas. En caso de invasión animal, los seguros suelen consistir en la intervención de un especialista que tras identificar el problema, primero tratarla plaga en cuestión y después realizará revisiones periódicamente por si el mal resurge.

La póliza debería incluir la aportación de los productos y materiales necesarios para acabar con la plaga, así como la mano de obra y los desplazamientos de los técnicos. Una vez realizado el servicio, el responsable deberá elaborar un informe del estado de las zonas sensibles o de riesgo para prevenir futuras incidencias y en el caso de que el edificio tenga deficiencias higiénicas, notificarlo a la compañía aseguradora para que informe al asegurado y que pueda así mantener a raya estas visitas tan desagradables.

,

Playa o montaña, pero con tu hogar a salvo

Las vacaciones son el momento más esperado del año y se disfrutan mucho más si sabes que dejas tu casa y todo su contenido en buenas manos. Lamentablemente, los amigos de lo ajeno aprovechan las vacaciones de los demás para intentar apropiarse de lo que no es suyo, por lo que las estadísticas de robos aumentan durante el periodo vacacional. Algunas de las recomendaciones que podemos seguir son no anunciar a terceras personas o en redes sociales que nos vamos de vacaciones, cerrar bien puertas y ventanas o usar el temporizador de luz. Pero si todo eso falla, la mejor solución es estar protegido con un buen seguro de hogar que responda en caso de ocurrir algo desagradable. Y nos indemnice-ce por la pérdida de los bienes sustraídos, el robo de dinero o joyas o los posibles desperfectos ocasionados en la vivienda o en el mobiliario.
 
Pero el robo no es el único susto que podemos llevarnos al volver a casa de vacaciones. Cuando el dueño de la casa está fuera, cualquier detalle, por pequeño que sea, desde una pequeña chispa, un apagón o una tormenta de verano pueden provocar incendios, inundaciones, plagas de insectos y un sinnúmero de inconvenientes que pueden amargarnos la vuelta a casa y hacernos olvidar rápidamente el merecido descanso del que hemos disfrutado durante unos cuantos días. Para evitar esto, lo mejor es tener una póliza que se comprometa a solucionar el desaguisado cuanto antes y que inicie las reparaciones pertinentes lo más pronto posible. Tener la casa y su contenido asegurados a todo riesgo harán que nuestra mayor preocupación al volver de vacaciones sea tener que poner unas cuantas lavadoras y enfrentarnos al día siguiente a la rutina.
,

En Banco no será el único en ofrecer un seguro de hipoteca

El Congreso de los Diputados aprobó el pasado 21 de febrero la nueva Ley Hipotecaria que regula los contratos de créditos inmobiliarios y que entrará en vigor el 16 de junio. Esta normativa regula la venta de seguros en el momento de constituir una hipoteca, pero también regula otros aspectos como obligar a los bancos a pagar más gastos.
 
Este texto establece que la entidad financiera ya no será la única que pueda ofrecer un seguro de hipoteca al cliente, sino que deberá aceptar pólizas de seguros externas que ofrezcan unas condiciones y un nivel de prestaciones equivalentes a las propuestas por ellos. Además, la nueva norma prohíbe que el banco cobre
gastos suplementarios al cliente por realizar un estudio comparativo para analizar estos seguros alternativos.
 
Esto supone una gran victoria para los consumidores, ya que, con el precio de los alquileres por las nubes y los tipos de interés por el suelo, son muchas las personas que se plantean adquirir una vivienda. Este nuevo marco de actuación otorga más libertad a los futuros hipotecados, ya que pueden elegir el seguro que más se ajuste a sus necesidades sin tener que estar vinculados al que les ofrece el banco.
 
Asimismo, la norma ofrece más información, transparencia y protección a los consumidores y permite que se ahorren la mayor parte de los gastos a la hora de constituir una nueva hipoteca. La nueva Ley también supone una ventaja para los bancos, ya que por fin cuentan con toda la información necesaria para presentar sus ofertas hipotecarias después de una época en la que ha habido relativa incertidumbre.
 
Otra de las ventajas que supondrá la nueva normativa para los consumidores es que esta Ley obliga a las entidades financieras a enviar el contrato un mínimo de diez días antes de su firma. Esto supone que el cliente podrá leer las condiciones y resolver las dudas que le surjan con tiempo y calma antes de tomar una decisión de tanto peso como es formalizar una hipoteca.
,

¿Dónde están los hogares más seguros?

Si está buscando una ciudad segura para vivir, San Cristóbal de La Laguna, Lugo, Santiago de Compostela, Irún y Salamanca, son los municipios que debería considerar entre sus primeras opciones. Estas son las poblaciones (con más de 50.000 habitantes) donde la probabilidad de padecer un robo en casa es, al menos, la mitad que en el conjunto de España, según el estudio que ha realizado UNESPA, la patronal de la industria aseguradora, a partir de las viviendas aseguradas que tenemos los españoles.
 
Si nos centramos en las poblaciones con más de 250.000 habitantes, destaca Palma de Mallorca, donde la probabilidad de sufrir un robo es un 44% menor que en el conjunto de España. El ranking de las más inseguras lo encabezan Madrid, seguida de Murcia, L’Hospitalet de Llobregat y Sevilla.
 
Hoy en día la mayoría de las personas optan por asegurar su vivienda, una de las inversiones más importantes que se realizan a lo largo de la vida. Sin embargo, el mero hecho de contratar un seguro de hogar no significa estar bien protegidos ante un robo. No todas las pólizas son iguales y cada hogar es distinto. Contar con un buen asesoramiento en el momento de la contratación del seguro nos ayudará a estar más tranquilos, porque sabremos que estamos bien asegurados también en el caso de que nuestra vivienda sea asaltada por los ladrones.
 
Si a pesar de disponer de precauciones como un sistema de alarma o una doble cerradura “última generación”, tiene la desgracia de llegar a casa y ver que alguien ha entrado en ella, estos son los primeros pasos que debería dar: en primer lugar, avise a la policía para denunciar lo sucedido lo antes posible. En el caso de que crea que puede haber alguien todavía en el interior, no entre, espere a que llegue la policía. Es importante tener la precaución de no tocar nada, ni cerrar puertas o ventanas que hayan sido abiertas, para no alterar las posibles pruebas; y, por último, pida consejo a su corredor de seguros, quien le informará del resto de pasos a dar -como confeccionar una lista con todo lo sustraído- y le ayudará a reclamar ante su aseguradora para que los trámites sean más sencillos.
,

Los ladrones hacen su Agosto en Navidad

En Navidades, muchas personas aprovechan para visitar otras ciudades o países, y las familias se reúnen. Estas circunstancias tienen en común ser momentos de alegría y, también, dejar muchas viviendas vacías que pueden ser un blanco perfecto para los ladrones.
 
Según el Informe “Estamos Seguros” de la patronal Unespa, en el que se analizan más de 800.000 robos en domicilios, el 5 de enero es el día en el que se sufren más robos en viviendas: uno cada dos minutos, aproximadamente; aunque agosto es el mes con mayor número de siniestros de este tipo, los meses de diciembre y enero le siguen muy de cerca, por lo que hay que extremar las precauciones.
 
Con estos datos, conviene contar con un buen seguro de hogar que nos proteja ante este desagradable incidente. A este respecto, debemos saber que no es lo mismo un robo que un hurto, y que no todas las pólizas cubren ambos casos. El robo implica el uso de la violencia (forzar una cerradura, romper una ventana…), mientras que el hurto supone una sustracción de bienes sin provocar daños, de modo que en función de las condiciones de seguridad de nuestra vivienda nos convendrá una póliza u otra. Asimismo, algunos objetos de valor podrían no quedar cubiertos por el seguro, necesitando uno específico, como ocurre con algunas joyas o con obras de arte.
 
Para ponérselo más difícil a los ladrones, conviene no cerrar completamente las persianas durante ausencias prolongadas y no comentar nuestros viajes ante desconocidos. Para mayor seguridad, se pueden colocar puertas blindadas o reforzar las bisagras con pivotes de acero y ángulos metálicos, así como instalar dispositivos de alarma; aspectos que podrían influir favorablemente en el precio de la prima.
 
Para encontrar la póliza que mejor se adapta a sus necesidades, no dude en contactar con su corredor de seguros, el personal idóneo para aconsejarle.