Entradas

,

Cotillón: Diversión Asegurada

Nada mejor para recibir el Año Nuevo que una gran fiesta de Nochevieja en la que vestirse de gala para olvidar todo lo malo del año pasado, y comer, beber y bailar hasta que salga el sol. La mayoría de estas celebraciones multitudinarias tienen lugar en hoteles, restaurantes, pubs o discotecas y, como tales, deben cumplir una normativa y estar asegurados ante las diferentes contingencias que puedan surgir, como cubrir las indemnizaciones por daños materiales y personales de quienes puedan ocasionar problemas durante la fiesta. Como en otras ocasiones, la normativa sobre los seguros de espectáculos públicos difiere según las Comunidades Autónomas, por lo que es recomendable preguntar a nuestro corredor de confianza en caso de que queramos celebrar un cotillón por todo lo alto.

Las coberturas obligatorias para proteger a los asistentes, trabajadores y al local son parecidas a las de otros eventos masivos, como conciertos o eventos deportivos, e incluyen el incendio del local y la responsabilidad civil por daños sufridos por las personas que participen en la fiesta o los que trabajen para contribuir a la diversión de los demás. Tampoco está de más prevenir situaciones poco agradables, como el robo de efectos personales durante el cotillón. Es cierto que en este tipo de fiestas, cuando la gente está pasándoselo bien, a veces se olvida de controlar sus pertenencias. Por eso el local debe tomar precauciones, porque un descuido es todo lo que necesitan los amigos de lo ajeno para amargarle la noche a cualquiera. Sería una faena muy grande empezar el Año Nuevo después de una noche de diversión y descubrir que nos han robado la cartera o el móvil.

,

¡¡Qué ningún imprevisto arruine tu fiesta!!

Tras meses de preparación, se acerca el día de esa celebración tan especial, un acontecimiento en el que están implicados toda su familia y amigos, o los clientes y trabajadores de su empresa. Escenarios montados al aire libre, todo el equipo de luces y sonido preparados y más de 500 asistentes… Y, de repente, la meteorología o una enfermedad repentina de los protagonistas de la fiesta -podrían ser los novios- le obliga a cancelar la celebración del evento con el que lleva soñando tanto tiempo.
 
Aunque no se ahorrará el disgusto, si ha sido previsor y ha contratado un seguro de contingencias, no debería preocuparse por el perjuicio económico que supone suspender una cita de estas características. Este tipo de pólizas, ligadas a la celebración de fiestas o acontecimientos señalados se encargan de cubrir los daños económicos que se produzcan en caso de que un siniestro inesperado obligue a suspender un evento.
 
En el mercado existe un amplio abanico de seguros de contingencias. Una de sus modalidades más habituales son las pólizas de cancelación de eventos, que cubren la incapacidad sobrevenida de los artistas para actuar, además de otras causas de cancelación del espectáculo.
 
También se aplican en concursos y promociones puestos en marcha por marcas de consumo, para cubrir la posibilidad de que aparezcan más premiados de los inicialmente previstos por las empresas. En julio de 2010, cuando la selección española de fútbol ganó su primer mundial en Sudáfrica, muchas empresas que habían lanzado promociones prometiendo regalos en caso de que el combinado español resultara ganador, tuvieron que hacer frente a importantes costes por no contar con este tipo de pólizas (al parecer, a los gerentes
de riesgos les pareció muy remota la probabilidad de que España se hiciera con el título).
 
Ante la duda, mejor estar protegido. Por eso, si está pensando en organizar una celebración importante, ya sea en el ámbito profesional o personal, y no sabe qué coberturas son las más adecuadas, su corredor de seguros de confianza le ofrecerá el asesoramiento que necesita para protegerse contra los imprevistos en sus eventos y que nada le arruine la fiesta.