Entradas

,

Ciberseguridad: Asignatura pendiente de muchas empresas

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías y el aumento del comercio online los ataques cibernéticos a empresas se han disparado. Muchos datos clasificados e información confidencial sobre clientes pueden quedar a merced de los piratas informáticos y con la nueva Ley de Protección de datos, las empresas pueden llegar a tener Responsabilidad Civil al respecto. A pesar de lo que muchos puedan pensar, no sólo las grandes compañías están expuestas a estos ataques. Muchas pequeñas y medianas empresas, que no cuentan con las medidas de seguridad adecuadas, corren riesgo de que sus datos sensibles queden al descubierto.

Para evitarlo, lo más sensato es prevenir y para ello lo mejor es contar con un asesoramiento adecuado. Las entidades aseguradoras ofrecen pólizas para atenuar las consecuencias de un ciberataque y estos seguros suelen incluir un análisis personalizado de las debilidades informáticas de la empresa, asistencia técnica permanente y, en caso de ataque, cubrir los
daños de Responsabilidad Civil, las sanciones administrativas impuestas por la Agencia Española de Protección de Datos, los gastos necesarios para restablecer la reputación online o los costes derivados de paralizar la actividad empresarial. También pueden suponer la restauración de sistemas, parcheo de vulnerabilidades, recuperación de equipos y datos dañados, limpieza de virus y troyanos que se hayan podido introducir en el sistema y restablecimiento de las copias de seguridad.

Hay que recordar que poseer un ciberseguro nos protege frente a las consecuencias de un potencial ataque, pero no elimina la posibilidad de que los piratas informáticos intenten hackear nuestro sistema. El Reglamento europeo UE 2016/679 obliga a las empresas a informar sobre las brechas de seguridad y notificar las violaciones de datos, por lo que en caso de duda conviene consultar con un especialista.

,

Tu negocio protegido con Seguros Multirriesgo

Ser empresario y tener un local abierto al público es estar constantemente en primera línea de fuego. Todos los días los pequeños comercios como oficinas, farmacias o despachos tienen que enfrentarse a riesgos muy difíciles de prevenir y que pueden provocar grandes disgustos. Desde pequeños daños en instalaciones eléctricas o tuberías hasta el robo de mercaderías, rotura de cristales o complicaciones atmosféricas, las calamidades cotidianas pueden suponer un enorme inconveniente para empresarios y trabajadores. Por no hablar de los costes adicionales e imprevistos que acarrean.
 
Afortunadamente, existen seguros que protegen al pequeño y mediano negocio en caso de eventualidades, por eso resulta recomendable contratar una póliza con una cobertura lo más amplia posible, que proteja tanto el local como su contenido. Una de las posibilidades que cubren la mayoría de estas pólizas es el seguro en caso de incendio, que puede cubrir tanto los daños ocasionados en el edificio como los desperfectos materiales en mercaderías, mobiliario, maquinaria o suministros afectados por la acción directa del fuego.
 
Otra de las grandes preocupaciones de los empresarios son los robos y asaltos, que suponen la pérdida de mercaderías, muebles y otros objetos de valor que se encuentran dentro del local en el momento del siniestro. En relación con el robo están también los daños producidos en cristales, vidrios y espejos, ya que en numerosas ocasiones los ladrones rompen los escaparates para entrar en el establecimiento. Sin embargo, no es la única razón por la que sería interesante contratar un seguro multirriesgo a este efecto, ya que pueden darse otras causas, desde accidentes fortuitos hasta actos vandálicos en la calle que provoquen daños en los cristales.
 
Los equipos electrónicos son otros de los grandes perjudicados en caso de accidentes comunes, desde apagones hasta cortocircuitos o inundaciones, por lo que sería interesante tenerlos asegurados. Tampoco sería descartable contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceras personas, porque a veces, incluso con la mejor de las intenciones pueden darse situaciones imprevistas y desagradables. Así que, como dice el refrán, mejor prevenir que curar.
,

Los ciberdelincuentes van de “pesca”

Los ataques de phishing (del inglés fishing, pescar) siguen batiendo récords en todo el mundo. España va ganando
posiciones, ocupando el puesto 9º en el porcentaje de usuarios atacados, según se recoge en el último informe sobre “Spam y phishing en 2018” que elabora una famosa marca de antivirus.
 
El objetivo de los ciberdelincuentes es “pescar” los datos personales del usuario, sus contraseñas de acceso a los distintos sistemas, datos de cuentas bancarias o infectar sus equipos con un programa maligno. Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) las pymes son las que más sufren este tipo de amenazas, y en el 67% de los casos es consecuencia de un error humano.
 
El phishing se disfraza de diferentes formas. Puede iniciarse cuando usted o uno de sus empleados recibe un email, una llamada o un SMS, suplantando la identidad de una entidad conocida, pidiéndole hacer clic en un enlace, descargar un fichero o enviar información sensible. También recibe esta misma denominación cuando el ataque lo sufre la web de su empresa, para suplantar a otra entidad como bancos, aseguradoras o instituciones, a la que redirigen a los “pescados” con los mensajes fraudulentos que el ciberdelincuente envía masivamente.
 
Estar cubierto ante los ciberataques es crítico para cualquier empresa, con independencia de su tamaño. Si en su actividad utiliza ordenadores, dispositivos móviles y wifi; si almacena información personal o confidencial de sus clientes, si acepta o procesa pagos digitales, necesita estar protegido y preparado. Consulte con su corredor de seguros para analizar los riesgos cibernéticos a los que se expone y si le beneficia contratar este tipo de pólizas de forma independiente o como parte de algún otro seguro que ya tenga vigente. Ante la menor sospecha: ¡no pique el anzuelo!
,

Ideas para retener el talento

Si usted es empresario no debería bajar la guardia, porque según algunas estadísticas puede que “el 51% de sus empleados esté buscando un nuevo trabajo”. De ahí que uno de los retos fundamentales para muchas empresas sea evitar la “fuga” de talento que se produce, a pesar de las cifras de desempleo que existen en España.
 
Un buen profesional es un verdadero tesoro porque garantiza la satisfacción de los clientes, mejora la productividad y los resultados del negocio e influye positivamente en la imagen que traslada de la empresa a todo aquel que se relaciona con ella. Por el contrario, su pérdida tiene un coste muy alto: siempre, una cantidad superior al salario anual de ese trabajador, además del efecto que una gran rotación del personal tiene en el resto del equipo y en los clientes.
 
Para que esto suceda, los especialistas en recursos humanos proponen distintas fórmulas, aplicables a las PYMES, para complementar el salario emocional, por ejemplo, con los beneficios sociales que comportan los seguros. Entre los más valorados por los trabajadores figura el seguro de salud, por las ventajas que supone contratarlo a través de la empresa: precios más baratos, la posibilidad de incluir a los familiares, mejores coberturas, etc.
 
Preocuparse por la salud y el bienestar de sus empleados es un valor diferencial que contribuye a lograr un equipo motivado y comprometido, que no se plantee marcharse a su competencia. Si está interesado en retener el talento de su empresa, su corredor le asesorará sobre las distintas opciones a su alcance (seguros de salud, vida o previsión), pensando tanto en la mejor opción para sus trabajadores como en las ventajas fiscales que se derivan para usted como empresario.
,

PYMES más seguras

Tener una empresa supone una verdadera carrera de obstáculos. A las dificultades propias de la actividad se suma la posibilidad de que sucedan otros hechos con los que no contábamos (un robo, una demanda, daños por agua…), por ello, cuando una pyme se enfrenta a un siniestro grave, puede que la diferencia entre verse obligada a cerrar o sobrevivir resida en tener contratado un seguro a medida, que se adecúe al tipo de negocio, el número de empleados, los productos o servicios que ofrece, su solvencia económica, etc. Así lo confirman los datos de una de las principales aseguradoras españolas: “7 de cada 10 pymes desaparecen después de un siniestro si no tienen seguro”.
 
A los riesgos más habituales mencionados, hoy hay que sumar los derivados del uso de la tecnología. Las empresas españolas, y especialmente las pymes, son las que más ciberataques sufren, muy por delante de sus colegas de la UE, por lo que la protección ante este tipo de riesgos debería estar entre sus principales prioridades. Ni las más grandes se libran de sufrir un hackeo de sus sistemas, como le ocurrió a Telefónica en 2017, cuando el ataque de un virus informático afectó a su red interna y a cientos de sus empleados.
 
Aunque se invierta en antivirus, antispyware u otras herramientas de bloqueo, un elemento crítico para garantizar la seguridad de un negocio sigue siendo el propio empleado, que es quien maneja la información y la tecnología y quien, por un error involuntario, puede facilitar que se consume un ciberataque. El Instituto Nacional de Ciberseguridad, INCIBE, ante el desconocimiento que sigue existiendo, ha editado un kit de concienciación para ayudar a las pymes españolas a mejorar en ciberseguridad, con múltiples recursos gráficos e interactivos, entre otras medidas.
 
Evitar que el coste de un siniestro -como consecuencia de un ciberataque u otro tipo de riesgos a los que está expuesto su negocio- le obligue a cerrar, requiere también de la intervención de un experto en seguros. Aquí el corredor se convierte en un aliado imprescindible porque podrá recomendarle las coberturas a contratar en función del momento que viva su empresa.
,

El 20% de los españoles cree que no cotizará los 25 años que contempla el Gobierno para calcular las pensiones

El Gobierno ha anunciado recientemente otra propuesta de reforma, según la cual aquéllos que tienen largas carreras de cotización pueden elegir toda su vida laboral para calcular su pensión cuando se jubilan. Esta medida, voluntaria para el trabajador, modificaría la fórmula actual, que calcula la pensión en función de las bases de cotización de los 21 años inmediatamente anteriores a la jubilación, para hacerlo sobre los 25 mejores años cotizados.

InfoJobs, la plataforma para encontrar talento y empleo líder en España, ha lanzado una encuesta a través de sus redes sociales para saber si a los españoles les gustaría que sea aprobada dicha propuesta del Gobierno. De acuerdo a los datos recogidos en base a más de 3.100 respuestas, el 55% afirma que sí les gustaría tener la posibilidad de elegir. Por otro lado, el 20% considera que no cotizará tantos años como para tener la opción de elegir. El 12% declara que no le interesa esta reforma porque cobraría lo mismo, mientras que al 13% le resulta indiferente.

Esto se debe a que, si bien ha habido un crecimiento del empleo en España durante los últimos años, los salarios no han experimentado la misma tendencia. En este sentido, los datos recogidos por InfoJobs en su último Informe Anual revelan que la población activa percibe de una manera muy clara un retroceso en los niveles salariales y el 63% considera que las nuevas incorporaciones en las empresas cobran menos que hace 8 años. Además, el 53% de las empresas admiten pagar lo mismo a las nuevas incorporaciones que hace 8 años.

En este contexto, esta medida beneficiaría a aquellos que, tras haber cotizado muchos años, pierden su trabajo en avanzada edad o bien tuvieron una cotización más elevada al principio o la mitad de su vida laboral que al final de la misma.

,

El 27% de PYMES y emprendedores cuenta con un seguro de RC Profesional

El 27% de los emprendedores y pymes espanolas cuenta con un seguro de RC  Profesional, lo que supone un incremento del 6% con respecto al año pasado, consolidándose como el tercer seguro más extendido entre los encuestados en el IX estudio ADN del Emprendedor de Hiscox. El informe compara el avance experimentado por este tipo de seguros en España con el descenso experimentado en Alemania (donde ha pasado del 46% al 41%) y EEUU (del 42 al 38%).

Pese a este crecimiento, el estudio de Hiscox alerta de que “los emprendedores y pymes siguen sin protegerse adecuadamente frente a los cinco riesgos asegurables más comunes: daño o pérdida accidental, robo, negligencia, incumplimiento del deber de diligencia y violación de los derechos de propiedad intelectual”, ya que “menos de la mitad de los propietarios de pequeñas empresas están protegidas frente a tres de estos cinco riesgos”.

Desde Berkley coinciden en que “el grado de penetración del ramo RC en pymes y autónomos es aún bajo, hay campo por recorrer”, aseguran. Mª Victoria Valentín Gamazo, responsable de Seguros de Responsabilidad de Gestión en AIG, señala que “casi el 85% del mercado de RC Profesional español está formado por autónomos y pequeñas y medianas empresas”, pero “normalmente, las pymes dan prevalencia a otro tipo de seguros que consideran más necesarios, como Daños o RC General, dejando el de RC Profesional en un lugar más accesorio”, María Borrego-España Heredia, directora de Responsabilidad Civil Profesional de QBE, destaca que “es habitual la presentación de los certificados de seguro en la documentación presentada en los concursos de contratos de servicios, de modo que no contar con una adecuada protección aseguradora es una desventaja competitiva”, remacha.