Entradas

,

En moto, la edad no importa

Las motos son una fórmula para moverse ágilmente… también con niños.
 
Según la DGT, a partir de los 12 años un niño puede ir de pasajero en estos vehículos, siempre y cuando tenga la altura necesaria para colocar los pies en las estriberas laterales, a fin de poder mantener el equilibrio en las curvas. Si el conductor es el padre, la madre, el tutor o un adulto autorizado por ellos, la ley hace una excepción, permitiendo también a los mayores de 7 años viajar con ellos en la moto. En todo caso, siempre deberá tratarse de una moto homologada para pasajeros, usar casco, montar a horcajadas y detrás del conductor.
 
Que sea legal no quiere decir que sea seguro. Por mucho que se explique a un menor, antes de subir a la moto, lo que tiene que hacer en cada curva, cómo agarrarse o cómo debe acompañar los movimientos del piloto, su reacción ante una situación adversa puede complicar la situación. Por ello, la DGT insiste en la importancia de realizar una conducción suave, al acelerar, al frenar o cambiar de marcha, y asegurarse de que el menor va bien apoyado y sujeto, si es necesario, colocando un asiento para niños o un respaldo.
 
Por otro lado, desde los 15 años está permitido conducir un ciclomotor, a partir de los 16, motos de hasta 125 cc. Estos menores, a su vez, pueden llevar un pasajero mayor de 12 años. ¿Qué pasa si su hijo le coge la moto sin su permiso? ¿Y si la moto no está homologada para llevar pasajeros y decide llevar a un amigo? ¿Cubre su póliza, sin excepciones, al acompañante? Si tiene un adolescente, todas las precauciones son pocas. Su corredor dará respuesta a sus preguntas y le ayudará elegir la mejor opción para asegurar su moto y al motero “en potencia”.
,

Los Quads, con protección

Los quads, creados hace cerca de 30 años para ayudar en las tareas agrícolas, se han convertido en uno de los medios de transporte más habituales en la oferta de entretenimiento.
 
Estos vehículos ofrecen una falsa sensación de control gracias a sus cuatro ruedas, cuando en realidad son bastante inestables: en las curvas se levantan del lado contrario, tendiendo al vuelco, por lo que el piloto debe tener bastante destreza y pericia para evitar incidentes. Por ello, los expertos recomiendan prudencia y responsabilidad en su conducción y recuerdan que el uso del casco es obligatorio, y la utilización de gafas y otro equipamiento (peto, botas, guantes, etc.), muy recomendable.
 
Por otro lado, como todos los vehículos a motor, los quads deben disponer del correspondiente seguro de Responsabilidad Civil obligatoria (RC), que responda en caso de provocar daños a terceros, siendo más que aconsejable contar con la protección de coberturas adicionales como la de daños propios -que protege al conductor y los daños que pueda sufrir el vehículo en caso de siniestro-, la de robo o la de asistencia jurídica. Y si vamos a hacer frecuentes desplazamientos por vías interurbanas, podría ser interesante incluir una cobertura de asistencia en carretera. También es posible asegurar todo el equipamiento, algo muy habitual ya en los seguros de motos.
 
Cuando vayamos a disfrutar del quad como parte de una actividad de ocio organizada es fundamental comprobar que la empresa responsable cuente, además del seguro de RC obligatorio, de un seguro de accidentes para nosotros, sus usuarios.
 
Si está pensando comprar o alquilar este tipo de vehículos y tiene alguna duda acerca de cuál puede ser el seguro más recomendable para disfrutar del quad con protección, recuerde que su corredor de seguros podrá ofrecerle el mejor asesoramiento.
,

¿Puedo asegurar mi coche o moto sólo por unos días?

Como es bien conocido, todo automóvil o motocicleta debe contar con el seguro obligatorio de responsabilidad civil, aunque el vehículo esté confinado en un garaje. Sin embargo, hay ocasiones en las que no merece la pena contratar un seguro anual, siendo la mejor solución un seguro temporal o por días.
 
Por ejemplo, si está preparando una escapada a otro país y su seguro no cubre el uso del vehículo en viajes al extranjero; si se trata de un vehículo que está en trámites de ser vendido, su póliza ha caducado y ha de desplazarse para ser testado por su potencial comprador o si tiene un vehículo clásico que solo precisa de aseguramiento cuando se desplaza hacia competiciones o exposiciones, entre otras circunstancias.
 
Para estos casos, las compañías aseguradoras cuentan con pólizas temporales que cubren el riesgo solo durante días o semanas. Este tipo de seguros -seguros por días cubren lo mismo que las pólizas de autos anuales, pero durante un tiempo mucho más breve. Al contratarlos, los asegurados estarán cubiertos frente a los daños materiales y personales que se causen a terceros con el vehículo.
 
Además de esta cobertura obligatoria, los seguros por días ofrecen la posibilidad de añadir garantías complementarias a la póliza, como asistencia en viaje o fractura de las lunas del vehículo.
 
Todos demandamos respuestas ágiles y sencillas que solucionen nuestros problemas prácticamente en el mismo
momento en que se producen. La comercialización de pólizas de auto temporales responde a esta necesidad, pero cuidado, podrían no ser la mejor opción para su caso. Por ello, si necesita contratar un seguro de coche o moto, y se decanta por uno temporal, confíe en el asesoramiento de su corredor de seguros de confianza, quien le aconsejará y ayudará a encontrar la póliza que mejor se adapte a sus necesidades.