Entradas

,

Pequeños electrodomésticos, grandes soluciones

Ahora que estamos pasando más tiempo en casa, mucha gente ha retomado antiguos hábitos como las manualidades, cocinar en familia o desempolvar la bicicleta estática del trastero para hacer un poco de ejercicio. Al estar confinados en el hogar, lógicamente utilizaremos más los
electrodomésticos y pequeños aparatos, así que no está de más revisar que se encuentran en perfectas condiciones, ya que les vamos a dar bastante más uso del que acostumbramos.

Neveras, microondas, tostadoras o batidoras son objetos de uso cotidiano que no apreciamos hasta que se estropean y por eso mismo hay que asegurarse de que en caso de sufrir algún accidente, podemos solucionarlo de la mejor manera posible. No sólo por las incomodidades que pueden suponer, sino porque también pueden implicar un desembolso económico importante.

Las pólizas de seguros de hogar suelen cubrir los electrodomésticos que se encuentran dentro de la casa, pero si tenemos alguna duda al respecto, lo mejor es consultar siempre con un profesional.

,

Contigo no, bicho

Pocas cosas hay más desagradables que llegar a casa después de trabajar y encontrarnos con nuestro hogar invadido por visitantes indeseados. Si encima tienen más de cuatro patas y transmiten enfermedades, la cosa ya no sólo es repugnante sino peligrosa para la salud. Cucarachas, ratas o ratones son algunos de los inquilinos “okupas” más habituales de nuestras casas y si queremos desalojarlos,conviene contar con ayuda profesional.

Como siempre, lo mejor es consultar con nuestro corredor de confianza por si nuestro seguro de hogar cubre estas contingencias, o en el caso de las comunidades de vecinos, si se puede estudiar alguna cobertura que se haga cargo de las necesidades de todo el edificio o de la urbanización.

Además de las ratas, ratones y cucarachas, los seguros de comunidad tienen en consideración otro tipo de plagas como el topillo, las pulgas, nidos de avispas, gorgojos, escarabajos, pececillos de plata, polillas o garrapatas. En caso de invasión animal, los seguros suelen consistir en la intervención de un especialista que tras identificar el problema, primero tratarla plaga en cuestión y después realizará revisiones periódicamente por si el mal resurge.

La póliza debería incluir la aportación de los productos y materiales necesarios para acabar con la plaga, así como la mano de obra y los desplazamientos de los técnicos. Una vez realizado el servicio, el responsable deberá elaborar un informe del estado de las zonas sensibles o de riesgo para prevenir futuras incidencias y en el caso de que el edificio tenga deficiencias higiénicas, notificarlo a la compañía aseguradora para que informe al asegurado y que pueda así mantener a raya estas visitas tan desagradables.

,

Caldear el ambiente en Otoño

Casi la mitad de los hogares españoles se calientan con gas natural cuando bajan las temperaturas, frente a un tercio que lo hace con butano, y el resto mantienen a raya el frío con gasóleo, propano o calefacciones eléctricas. En la mayoría de los casos, la caldera no sólo se utiliza para subir la temperatura, sino también para calentar el agua de la ducha,
por lo que es conveniente revisar periódicamente el aparato para evitar peligros si se encuentra en mal estado.

Una negligencia en el funcionamiento de la caldera o de la instalación puede aumentar la probabilidad de que se produzca una fuga de gas, una mala combustión o accidentes más graves como la explosión del aparato. Para evitarlo, es necesario cumplir con la legislación que exige una revisión de la caldera cada dos años máximo y otra inspección de la instalación de gas cada cinco años. El mantenimiento sirve además para revalidar la eficiencia energética, asegurar que las emisiones de gases no superen los límites permitidos y garantizar la seguridad del sistema.

El consumidor es responsable de estas revisiones y puede contratar a un profesional independiente o recurrir al servicio de mantenimiento que suelen ofrecer los propios fabricantes. Es importante recordar que no hay que dejar entrar en casa a nadie que no se presente correctamente acreditado y tampoco realizar pago alguno en el momento, ya que es habitual abonar el servicio junto con la factura del mes siguiente. Para una mayor tranquilidad podemos hablar con nuestro corredor de confianza y consultarle si es posible contratar una póliza específica para estos casos o si nuestro seguro de hogar incluye la reparación de daños materiales en caso de incidente.

,

Dónde dejar a las mascotas en verano

Nuestros amigos peludos se han convertido en parte de la familia, pero a veces, por trabajo o por vacaciones no podemos llevarlos con nosotros y antes que abandonarlos, eso nunca, tenemos que buscar un lugar agradable, cómodo y acogedor para que esperen hasta nuestro regreso. Para muchos de ellos los viajes largos pueden resultar agotadores y muy estresantes y en otros casos, como vuelos en avión para animales de gran tamaño, podemos tener algunos inconvenientes logísticos para que nos acompañen.
 
Una buena opción es dejarlos en un hotel o residencia para mascotas, donde puedan cuidarlos como si estuvieran en casa, y para ello es recomendable seguir algunas recomendaciones como hacer una visita previa para asegurarnos de que el sitio reúne todos los requisitos necesarios de calidad y confianza que deseamos.
 
También es fundamental comparar precios, localizaciones, instalaciones y calidades hasta encontrar lo que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Una vez elegido, hay que repasar a conciencia la información proporcionada por el hotel o residencia, ya que muchas veces el coste de alojamiento no incluye algunos servicios que pueden ser útiles, como peluquería o veterinario, y el cobrarlo aparte puede suponer un gasto extra.
 
Y, por supuesto, no podemos olvidar informarnos sobre si el hotel o la residencia cuenta con algún seguro por si nuestra mascota requiera atención veterinaria u otro tipo de cuidado. Los imprevistos pueden resultar costosos y si a eso le sumamos la ansiedad que supone la distancia, tal vez merezca la pena invertir en tranquilidad y valorar opciones junto a un corredor de seguros.
,

Playa o montaña, pero con tu hogar a salvo

Las vacaciones son el momento más esperado del año y se disfrutan mucho más si sabes que dejas tu casa y todo su contenido en buenas manos. Lamentablemente, los amigos de lo ajeno aprovechan las vacaciones de los demás para intentar apropiarse de lo que no es suyo, por lo que las estadísticas de robos aumentan durante el periodo vacacional. Algunas de las recomendaciones que podemos seguir son no anunciar a terceras personas o en redes sociales que nos vamos de vacaciones, cerrar bien puertas y ventanas o usar el temporizador de luz. Pero si todo eso falla, la mejor solución es estar protegido con un buen seguro de hogar que responda en caso de ocurrir algo desagradable. Y nos indemnice-ce por la pérdida de los bienes sustraídos, el robo de dinero o joyas o los posibles desperfectos ocasionados en la vivienda o en el mobiliario.
 
Pero el robo no es el único susto que podemos llevarnos al volver a casa de vacaciones. Cuando el dueño de la casa está fuera, cualquier detalle, por pequeño que sea, desde una pequeña chispa, un apagón o una tormenta de verano pueden provocar incendios, inundaciones, plagas de insectos y un sinnúmero de inconvenientes que pueden amargarnos la vuelta a casa y hacernos olvidar rápidamente el merecido descanso del que hemos disfrutado durante unos cuantos días. Para evitar esto, lo mejor es tener una póliza que se comprometa a solucionar el desaguisado cuanto antes y que inicie las reparaciones pertinentes lo más pronto posible. Tener la casa y su contenido asegurados a todo riesgo harán que nuestra mayor preocupación al volver de vacaciones sea tener que poner unas cuantas lavadoras y enfrentarnos al día siguiente a la rutina.
,

¡Fuego! ¿Qué hacer?

Según el último “Estudio sobre víctimas de incendios en España”, en 2017 se produjo una media de 63 fuegos diarios, con un fatídico resultado: 144 fallecidos.
 
Los fallos eléctricos -aparatos, enchufes y regletas- seguidos por los aparatos productores de calor y las fugas de gas están detrás de la mayoría de estos accidentes. Respecto a los lugares donde se originan con mayor frecuencia, son los salones, dormitorios y cocinas, por ello, los técnicos aconsejan instalar en estas estancias detectores de humo, y térmicos en el caso de las cocinas, que nos avisarán mediante una señal sonora con tiempo suficiente para intervenir y que todo quede solo en un susto.
 
¿Cómo actuar si se produce un fuego en nuestra vivienda?
 
El primer paso, siempre y cuando sea aún incipiente, es intentar apagarlo, sofocándolo con algún objeto que no prenda: una toalla húmeda, una cobertura metálica… En el caso de que se deba a una sartén de aceite, nunca echaremos agua, la cubriremos con su tapadera o un trapo humedecido (muy escurrido) o una manta ignífuga, que conviene guardar en la cocina.
 
Si no podemos apagar el fuego, y nuestra casa comienza a llenarse de humo, saldremos de ella, cerrando todas las puertas que podamos, y llamaremos al 112 lo antes posible.
 
¿Y en el edificio?
 
Intentaremos averiguar si se encuentra en los pisos superiores o inferiores al nuestro. Si el fuego se encuentra debajo, lo seguro es confinarnos en nuestra vivienda, cerrando todas las puertas que puedan aislarnos, y retirarnos a la habitación más alejada a la puerta de entrada. Es recomendable colocar una toalla humedecida bajo la rendija de la puerta para impedir la entrada de gases tóxicos y mantenernos cerca del suelo. Solo si nuestra fachada está limpia de humo, abriremos la ventana y nos asomaremos para ser vistos.
 
Si se encuentra encima, podremos optar entre confinarnos, y llevar a cabo las medidas comentadas, o coger nuestras llaves y salir de casa, cerrando todas las
puertas que dejemos detrás, y bajar por las escaleras hasta la calle. Nunca utilizaremos el ascensor.
 
Los bomberos insisten en la importancia de intentar mantener la calma y de llamar al 112, sin dar por hecho que “alguien habrá ya avisado a los bomberos”.
 
Confiamos en que nunca suceda, pero si pese a todo se produce un incendio en su hogar, puede contar con el apoyo de su corredor de seguros, quien le ayudará a gestionar de la forma más eficaz y rápida la indemnización por el percance.
,

Navidades felices y seguras

Los primeros días de diciembre nos anuncian que la Navidad está ya muy cerca. Con el fin de que sean unas fiestas sin sobresaltos y evitar algunos problemas recurrentes en estas fechas, ofrecemos estos sencillos consejos:
 
Luces de navidad: al utilizar el alumbrado de años pasados, revisemos que los cables y enchufes se encuentran en buen estado (ni retorcidos ni “pelados”). Es importante también reemplazar aquellas bombillas que se hayan fundido para evitar su recalentamiento o un cortocircuito. No colocar estas instalaciones cerca de fuentes de calor ni sobre árboles metálicos. En general, no sobrecargar los enchufes y apagar los aparatos eléctricos cuando no estén en uso. Si queremos iluminar espacios exteriores, utilicemos material apto para ello.
 
Robos: En esta época, muchos hogares quedan vacíos durante largas horas e incluso días. Los ladrones suelen estar al acecho, buscando señales que indiquen que un domicilio se encuentra vacío, por lo que no debemos anunciar nuestros planes navideños en las redes sociales ni de otro modo.
 
Ya en la calle, Policía Nacional nos aconseja no salir con “grandes cantidades de dinero en efectivo”; colgar el bolso cruzado por delante, donde podamos vigilarlo; no llevar nada personal o de valor en los bolsillos traseros, y separar la documentación de las llaves y el dinero, estando especialmente vigilantes a quienes nos rodean cuando nos encontremos en alguna aglomeración.
,

La renta de alquiler garantizada

La mayoría de propietarios que arriendan una vivienda o local sabe que no está garantizada la seguridad de recibir la renta mensual. El inquilino puede dejar de pagar el alquiler por diversos motivos -también hay profesionales de la morosidad- y  en el peor de los casos, negarse a abandonar la propiedad o incluso robar su equipamiento o causar serios daños a la misma.

Para que el propietario alquile sin riesgos su inmueble existen seguros que garantizan el cobro de la renta durante un tiempo determinado, por ejemplo, tres, seis, nueve o doce mensualidades, además de ofrecer coberturas fundamentales como la defensa jurídica, el arreglo de desperfectos en el inmueble por actos vandálicos u otras coberturas de asistencia en el hogar.

Sin embargo, tal y como advierte el Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA), en la actualidad se está comercializando, bajo el nombre de seguro de impago de alquiler, productos que no son seguros reales, no están regulados ni diseñados con una base técnica-actuarial, por lo que, técnicamente, no pueden cumplir con lo que prometen, que es garantizar el pago de la renta. En consecuencia, son fórmulas, que no seguros, que no otorgan derechos ni seguridad al consumidor.

Por este motivo, OESA recomienda contratar seguros de impago únicamente a través de un corredor de seguros, mediador o la propia compañía, asegurando que “los seguros regulados, y por tanto, respaldados siempre por el Consorcio de Compensación de Seguros, son los únicos que pueden dar protección a los consumidores de servicios y productos financieros”.

La ayuda de su corredor de confianza será muy valiosa a la hora de encontrar la mejor solución para asegurar la renta de su alquiler y estar, de verdad, protegido.

,

El 28% de los usuarios desconoce las coberturas de su seguro de Hogar

El 28% de los usuarios desconoce las coberturas de su seguro de Hogar. Entre las coberturas más desconocidas está la posibilidad de reclamar la reparación del teléfono móvil en caso de rotura accidental (rotura y avería de la pantalla, los errores de encendido y apagado, y los fallos en la batería), reparaciones que oscilan entre 138 euros y 200 euros, según el informe ‘Smartphone Seguro’ realizado por el comparador Acierto, y que pueden estar contempladas en el algunos seguros de Hogar.

Apenas un 22% de los usuarios contratan seguros para el móvil ya que los consideran poco rentables. “…Este desconocimiento puede llevar a gastos en reparaciones muy elevados… y no podemos perder de vista el lanzamiento de smartphones cada vez más caros, como el último iPhone y el Galaxy Note, cuyas versiones más básicas parten de los 1.000 euros”, añaden desde la compañía.

,

Canarias ahorra 476.474 euros al unificar sus seguros

El Gobierno de Canarias ahorra 476.474 al año en seguros desde que unificara en 2015 las pólizas suscritas por toda la Administración autonómica a través de la Consejería de Hacienda. El director general de Patrimonio y Contratación del Ejecutivo, Arturo Cabrera, habla de “un ahorro enorme”. Canarias tiene pólizas por valor de 1,2 millones al año. Con una duración de tres años, que expira en 2019, las pólizas se dividen en cuatro secciones: daños materiales (740.142,93 euros), responsabilidad patrimonial y civil (288.000 euros), responsabilidad civil de Puertos Canarios (120.000 euros), y vehículos a motor (112.500 euros). Estos seguros excluyen a los bienes y personal del Servicio Canario de la Salud. El mayor ahorro anual con respecto a la contratación descentralizada se registra en responsabilidad patrimonial y civil, por un valor de 334.201,32 euros, por delante de la responsabilidad civil de Puertos Canarios (120.000 euros), vehículos (18.104,95) y daños (4.169,04), según el director general Arturo Cabrera, que anunció la próxima tramitación de una póliza en favor del SCS para su firma a lo largo de 2018.