Entradas

,

Un seguro para los momentos más difíciles

Cuando un ser querido fallece, y especialmente cuando sucede de forma inesperada, sufrimos un choque emocional, quedamos conmocionados y, sin embargo,
desde el primer minuto -no importa lo apenados y confusos que podamos estar- es necesario tomar decisiones y realizar una serie de trámites y gestiones administrativas, que no es posible postergar: desde la obtención del certificado de defunción a la contratación de una empresa funeraria, el tanatorio, el cementerio, la posterior inscripción en el Registro Civil, solicitud de pensión de viudedad, orfandad, cursar la baja de la Seguridad Social, etc.

Por otro lado, hay que considerar que el último acto que llevamos a cabo como ciudadanos -fallecer- conlleva un importante desembolso económico. En torno a 3.500€ es el coste de un sepelio medio, aseguran desde OCU y Panasef (Asociación Nacional de Servicios Funerarios). Se trata de un importe que puede subir considerablemente en función de la localidad, los detalles solicitados para la celebración de la despedida, de si ha habido necesidad de realizar traslados o repatriación desde el extranjero, etc.

Afortunadamente, en estos momentos, sin duda de los más difíciles por los que como familiares o amigos atravesamos en la vida, el seguro de decesos puede ser un apoyo que nos dé cobertura no solo económica, sino moral, al permitirnos dedicarnos a los nuestros y comenzar a asimilar nuestra pérdida en lugar de tener que lidiar con los obligatorios trámites legales.

El de decesos es el seguro más contratado en nuestro país. Según UNESPA, la patronal del seguro, cuenta con más de 22 millones de asegurados, atiende 260.000 enterramientos, es decir, 6 de cada 10 defunciones, de las cuales el 27% requiere el siempre costoso traslado del fallecido hasta el lugar de entierro.

En los últimos años, el seguro de decesos ha sido capaz de innovar para cubrir todo un abanico de necesidades de los asegurados, incluyendo coberturas como el apoyo psicológico para familiares, asistencia jurídica, la tramitación de testamento online, el testamento virtual para borrar el rastro en Internet, accidentes, invalidez e incluso otras tan curiosas como la conservación del ADN.

Contar con una póliza de decesos puede ser una forma de ayudar a los suyos incluso cuando ya no esté con ellos. Si desea asesorarse sobre las fórmulas, coberturas o conveniencia, no dude en acudir a su corredor de seguros de confianza.

En España se producen más de 16.000 percances relacionados con mascotas aseguradas

Cada año se producen en España 16.000 incidentes relacionados con mascotas cubiertos por el seguro. En el 98,5% de los casos, los percances fueron protagonizados por perros. Les siguen gatos (0,9%), según la iniciativa de Unespa Estamos Seguros Los perros generan más del 96% de los problemas resueltos en todas las comunidades autónomas. No obstante, Andalucía (2,8%), Murcia (2,3%) y Aragón (2,3%) son las regiones donde se dan más incidentes que implican a gatos. Castilla-La Mancha (1,8%); Aragón (1,7%); y Galicia (1,5%) son los territorios donde hay una proporción más elevada de percances ligados a otras especies. La salud de las mascotas está detrás de 7 de cada 10 de las peticiones de ayuda al seguro. Le sigue en importancia la responsabilidad civil ante terceros, con el 10%.

Otro servicio que prestan los seguros es la retirada del cadáver en caso de fallecimiento del animal, con el 6%. Las prestaciones varían de una comunidad autónoma a otra, por el diferente uso que se hace de los animales de compañía en cada lugar. Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares y Madrid, lideran las peticiones de cobertura de servicios veterinarios; mientras Extremadura y Navarra lo hacen en el caso de responsabilidad civil ante terceros. Ceuta, Canarias y Castilla-La Mancha son las regiones donde más se solicita la recogida del cadáver del animal a su seguro.

Por su parte, la prestación de indemnización por muerte se extiende más en Castilla-La Mancha, Galicia, Andalucía y Aragón. La defensa jurídica supone, de media, el pago de 65 euros a la entidad y la recogida de cadáver conlleva un gasto de unos 100 euros. Los servicios veterinarios suelen rondar el pago de 900 euros al año. Los siniestros más caros son, con diferencia, los de responsabilidad civil. Un animal desbocado genera, de media, el pago de 15.000 euros por parte del seguro a las personas perjudicadas.