Entradas

,

Pequeños electrodomésticos, grandes soluciones

Ahora que estamos pasando más tiempo en casa, mucha gente ha retomado antiguos hábitos como las manualidades, cocinar en familia o desempolvar la bicicleta estática del trastero para hacer un poco de ejercicio. Al estar confinados en el hogar, lógicamente utilizaremos más los
electrodomésticos y pequeños aparatos, así que no está de más revisar que se encuentran en perfectas condiciones, ya que les vamos a dar bastante más uso del que acostumbramos.

Neveras, microondas, tostadoras o batidoras son objetos de uso cotidiano que no apreciamos hasta que se estropean y por eso mismo hay que asegurarse de que en caso de sufrir algún accidente, podemos solucionarlo de la mejor manera posible. No sólo por las incomodidades que pueden suponer, sino porque también pueden implicar un desembolso económico importante.

Las pólizas de seguros de hogar suelen cubrir los electrodomésticos que se encuentran dentro de la casa, pero si tenemos alguna duda al respecto, lo mejor es consultar siempre con un profesional.

,

El 27,1% de los españoles adquiere un seguro de Extensión de Garantías al comprar un electrodoméstico

Los españoles que compran electrodomésticos en el pequeño comercio son más propensos a adquirir un seguro de extensión de garantías para los mismos que quienes los compran online. De hecho, el 27,1% de quienes se hacen con estos electrodomésticos en persona adquiere también un seguro de extensión de garantías, frente al 22,7% de quienes lo compran online, según el estudio ‘El consumidor y los seguros de extensión de garantías para líneas blanca, marrón y gris’, que ha elaborado Finaccord para diez países y que Inese comercializa en España.

Los seguros de extensión de garantías se adquieren, en su inmensa mayoría (prácticamente el 90%), a la misma vez que el electrodoméstico al que cubren, una afirmación que es válida para los 10 países analizados en el estudio. Sin embargo, en nuestro país el porcentaje se sitúa algo por debajo de la media, en torno al 80%, y es bastante similar al de Francia.

El estudio también refleja que estas pólizas se suelen adquirir como coberturas estándar empaquetadas con productos bancarios, aunque, de media, casi un 27% se vende personalizadamente y en función del tipo de producto adquirido.