Entradas

,

Entretenimiento de altos vuelos

Últimamente se han puesto muy de moda los drones, esos robots voladores con cámara y control remoto que hasta hace unos años parecían cosa del futuro. Ahora se están utilizando tanto para uso particular y de entretenimiento como para uso profesional, y de hecho, están siendo de gran ayuda para que la policía y la guardia civil puedan controlar las calles y enviar avisos a la población desde el aire durante estas semanas de confinamiento por el coronavirus.

Además de la labor social puntual que están realizando en estos momentos, cuando todo esto termine, muchas personas querrán seguir utilizándolos, así que hay que recordar que, según la normativa vigente que regula las aeronaves no tripuladas o pilotadas por control remoto, los drones deben contar con un seguro de responsabilidad civil, como establece la Ley sobre Navegación Aérea.

Lo habitual es que estos seguros cubran los daños ocasionados a personas y objetos y los perjuicios económicos derivados de ellos, aunque también pueden incluir la defensa penal y la reclamación de daños, en función de los casos. De todas formas, lo mejor es preguntar a un profesional de la correduría de seguros para que nos aconseje en función de nuestras necesidades. Tanto si es para uso profesional como si se utiliza con fines recreativos, una de las cuestiones que hay que tener en cuenta es el peso del aparato. El Real Decreto 8/2014 establece que si el dron pesa menos de 20 kilos, el límite por siniestro es de 300.000 euros, mientras que si pesa más puede alcanzar los 960.000 euros.

Otros riesgos que podría cubrir un seguro para drones son los daños ocasionados como consecuencia de incendios y explosiones, robos o daños por tentativa de robo, colisiones o caídas de objetos sobre el aparato en cuestión, negligencias y sabotajes en su manipulación o daños durante el transporte.

,

¿Cubre el seguro la cancelación de grandes eventos?

Desde que el Gobierno decretara el Estado de Alarma en toda España, con el objetivo de evitar la propagación del Coronavirus, han sido muchos los eventos que se han cancelado. Pero ya adelantándose a esta medida tan drástica como necesaria, las autoridades sanitarias habían recomendado no celebrar eventos multitudinarios como conciertos, festivales, congresos o ferias de todo tipo. En España, una de las primeras cancelaciones fue la del Mobile World Congress de Barcelona, que supuso unas pérdidas económicas estimadas de 492 millones de euros. Pero no fueron los únicos. Muchos eventos han tenido que cancelarse en las últimas semanas y muchos otros han tenido que posponerse a la espera de nuevos acontecimientos. Por eso, no está de más preguntarse qué es lo que cubre nuestro seguro, en caso de cancelarse o posponerse un evento de grandes dimensiones que tuviéramos programado o que estuviéramos considerando programar.

En primer lugar, para que lo cubra el seguro, la causa de cancelación del evento tiene que estar justificada, es decir, es imprescindible que un organismo oficial ordene, o al menos recomiende, no celebrar el evento. En el caso del Covid-19, la autoridad competente en temas de salud por el riesgo de alerta sanitaria que supone.

En otras circunstancias, el seguro de cancelación para eventos multitudinarios suele cubrir la cancelación, aplazamiento o relocalización del evento por causas de fuerza mayor y fuera de control del asegurado, como climatología adversa, incendio o catástrofe en el lugar de celebración, luto nacional, huelgas o terrorismo. El seguro también cubriría la incomparecencia de uno de los protagonistas claves, como el ponente estrella de un congreso o el artista principal en un concierto.

Ante cualquier duda, lo mejor es consultar siempre con un profesional antes de seguir adelante con un evento, y no está de más recordar que las coberturas obligatorias pretenden proteger tanto a los organizadores como a los asistentes.

,

¿Cuánto valen mis piernas?

Nadie se extraña de que una empresa asegure sus ordenadores contra robos o su local contra incendios, pero asegurar una parte del cuerpo puede resultar un poco extraño para el ciudadano de a pie. Sin embargo, ¿qué pasa cuando es imprescindible para ganarse la vida? Hay futbolistas, pianistas, bailarinas, cirujanos y cantantes que dependen de sus piernas, de sus manos o de su voz para realizar su actividad profesional, y, en caso de tener un accidente o sufrir un daño, no podrían trabajar. Para ello pueden contratar un seguro que les proteja. La única condición es que las compañías aseguradoras requieren que esa parte del cuerpo sea imprescindible para realizar la actividad profesional a la que se dedican.

Las indemnizaciones varían en función de los ingresos económicos que podría obtener el asegurado durante el tiempo establecido, pero también según la parte del cuerpo que se quiera proteger y el nivel de riesgo al que se expone en su día a día, así como su estado de salud y su edad.
,

Cuidar y Asegurar el Medio Ambiente

La gente cada vez está más concienciada con el cuidado del planeta y numerosas asociaciones y activistas, como Greta Thumberg, se esfuerzan por recordarnos que no hay un planeta B. Además de lo que hacemos a nivel individual, las empresas pueden hacer mucho, porque son responsables directas de la mayoría de los residuos que genera la industria.

La Ley 26/2007 de Responsabilidad Medioambiental regula el compromiso y las obligaciones de las empresas con el entorno en el que están situadas y las medidas correctoras que tienen que aplicar en caso de contaminación. Pero a pesar de cumplir con todos los requisitos que marca la Ley, a veces ocurren accidentes o imprevistos y las empresas deben responder por ello.

Lo más recomendable es contratar un seguro de Riesgo Ambiental que cubra los gastos derivados de actividades potencialmente contaminantes, que ocasionen daños a terceros  o al Medio Ambiente. Todas las actividades están sujetas a responsabilidad medioambiental, pero, lógicamente, unas tienen más riesgo que otras, como las industrias que cuentan con depósitos de sustancias combustibles, inflamables o peligrosas, instalaciones donde se pueden generar incendios, grandes almacenes o lugares donde se pueden acumular residuos. No es lo mismo una industria petroquímica que una empresa pirotécnica, ni implica lo mismo un daño por contaminación gradual que un accidente repentino.  Se consideran daños medioambientales la contaminación de suelos, aguas, franja costera y los espacios y hábitats silvestres protegidos, así como incendios de espacios naturales.

El objetivo de estos seguros medioambientales es restaurar el bien dañado y dejarlo en las mismas condiciones que antes del accidente, para que las futuras generaciones puedan disfrutar del entorno igual que lo hicimos nosotros.
,

Conseguirte la luna

Uno de los accidentes más habituales cuando se circula en coche es que se rompa o se estropee una luna, con una media de más de medio millón de partes presentados al año. La precaución al volante resulta fundamental, pero no siempre basta, porque hay factores aleatorios que no podemos controlar pero que pueden jugar en nuestra contra. No hace falta tener un golpe grande ni un accidente aparatoso en carretera, basta con que una piedrecita pequeña impacte contra el cristal delantero para que se produzca una grieta que se extienda por todo el parabrisas. Esto supone un riesgo elevado tanto para la visibilidad del conductor como para la seguridad de todos los que viajan en el vehículo, puesto que un cristal agrietado puede romperse en cualquier momento. El cristal delantero es el que más habitualmente se rompe y es un elemento indispensable en la seguridad del vehículo porque soporta parte de la estructura del coche, aporta eficacia al airbag y protege a los pasajeros en caso de accidentes. Es cierto que cambiar el parabrisas delantero o la luneta trasera, y más si es térmica, resulta caro, pero toda precaución es poca cuando se trata de garantizar la seguridad de las personas que viajan a bordo.

Como la rotura de las lunas es algo bastante común, muchos seguros de coche incluyen los desperfectos de los cristales en sus coberturas, pero no todos. Algunas pólizas sólo cubren un par de roturas al año y si por casualidad se producen más, aumentaría la cantidad a pagar en el siguiente cargo del seguro. En cualquier caso y ante cualquier duda, lo mejor es consultar con nuestro corredor de confianza y asegurarnos de estar cubiertos ante cualquier eventualidad.
,

No todo es esquiar

Además del esquí y el show, hay otras formas de disfrutar del frío y de la nieve. Desde las raquetas hasta el descenso en trineo, pasando por el patinaje o el hockey sobre hielo, son muchas las opciones para hacer deporte durante el invierno. Sin embargo, nunca está de más ser precavidos y contar con el apoyo de un seguro que nos dé tranquilidad en caso de accidente.
 
Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de contratar una póliza para deportes de invierno es si eres aficionado o profesional. Un aficionado suele practicar de forma puntual, y, por lo tanto, lo más probable es
que necesite un seguro con coberturas sencillas por si tiene alguna caída o choca con algún otro deportista. Un profesional, en cambio, necesitará coberturas más sofisticadas, ya que puede aventurarse por lugares más peligrosos y las consecuencias de un accidente podrían ser más peligrosas. En cualquier caso, el exceso de confianza nunca es bueno y siempre es recomendable dejarse aconsejar por un experto.
,

A la caza (y pesca) de un buen seguro

Con la llegada del otoño, son muchos los que se sumergen en la naturaleza para disfrutar de actividades al aire libre como la caza y la pesca. Sin embargo, al igual que otros muchos deportes, comportan ciertos riesgos y por eso es conveniente contar con un buen seguro.
 
En el caso del cazador, el Real Decreto 63/1994 exige un seguro reglamentario que cubra los daños corporales a terceras personas con un límite de 90.151,82 € por víctima. La licencia de caza no se puede obtener sin acreditar que se ha contratado este seguro y en el caso de la Región de Murcia es obligatoria la suscripción de un seguro para los accidentes acontecidos durante esta práctica deportiva.
 
También hay que tener en cuenta que las actividades en la naturaleza, y más si implican animales salvajes, siempre conllevan riesgos imprevistos y por ello es recomendable estar preparado. Un seguro de responsabilidad civil garantizada aporta tranquilidad ante la posesión y uso (con fines lícitos) de armas destinadas a la caza o al tiro deportivo. También protege en caso de accidente personal del cazador durante el ejercicio de la actividad o durante el desplazamiento, así como el traslado hasta un centro hospitalario o la defensa jurídica ante una reclamación por daños y perjuicios.
 
En cuanto a los pescadores, en las Comunidades Autónomas de Andalucía, Cataluña y Murcia es obligatorio un seguro de responsabilidad civil que cubra el pago de las indemnizaciones por daños corporales, materiales y perjuicios a terceros. Una póliza adicional cubriría al pescador en caso de accidente personal o contratiempo durante el traslado hasta el lugar en el que vaya a practicar la pesca deportiva.
,

Menos humo, más saludo

Para concienciar a la sociedad sobre los efectos nocivos del tabaquismo, por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos los años se celebra, el 31 de mayo, el Día Mundial sin Tabaco. Las cifras lo dicen todo: más de 6 millones de personas mueren al año a causa del consumo del tabaco y alrededor de 890.000 por estar expuestas a él.
 
Como advierte la OMS, el humo del tabaco contiene más de 7.000 sustancias químicas, 69 de las cuales son causantes de distintos tipos de cáncer, y permanece en el aire hasta 5 horas después de haber fumado; en un coche o en casa, sin verlo, sigue siendo un peligro al que se exponen el fumador y las personas que tiene alrededor.
 
A tres de cada cuatro fumadores les gustaría dejarlo, pero no lo consiguen. Como señalan algunos expertos, cuando una persona intenta dejar el tabaco, recurriendo solo a su fuerza de voluntad, sus posibilidades de éxito se cifran entre un 5% y un 10%, pero si se acompaña de un tratamiento médico adecuado, éstas se triplican. Los beneficios para la salud, según la OMS, son inmediatos:
 
-A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial. En las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre se sitúa en valores normales.
 
-Después de 2 a 12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
 
-De 1 a 9 meses, disminuyen la tos y la dificultad para respirar.
 
– En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador. Entre 5 y 15 años después de dejar de fumar, el riesgo de accidente cerebro vascular corresponde al de un no fumador.
 
-En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y también el riesgo de padecer cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga y páncreas.
 
Si ha tomado la decisión de recuperar su salud, su corredor de seguros le puede ayudar a identificar la mejor solución en el mercado asegurador que incluya programas para dejar de fumar, con tratamientos farmacológicos y psicológicos específicos para superar el síndrome de abstinencia provocado por la falta de nicotina o que promueven hábitos de vida saludable para concienciar a los pacientes y superar la recaída.
,

Las reglas de oro para la nieve

Con la llegada del invierno, muchas personas se acercan a disfrutar las pistas de nieve, algunos por primera vez, sin la formación e información adecuadas.
 
Mantener la distancia de seguridad, respetar a los demás, controlar la velocidad, los adelantamientos, las incorporaciones, respetar la señalización…, aunque parezcan indicaciones sacadas del código de tráfico de la DGT, son parte de las 10 reglas de oro de la nieve, las Normas FIS, de la Federación Internacional de Esquí. Un código de conducta, de obligado cumplimiento para todo aquel que practique esquí o snowboard, que no todos los deportistas conocen bien, recuerdan o respetan; aun cuando quien provoca un accidente por infringir estas normas puede ser responsable civil o penalmente.
 
La práctica de cualquier modalidad de deportes de nieve implica ciertos riesgos. Si este 2019 está pensando iniciarse en alguno de ellos, además de elegir una estación de esquí con pistas adecuadas para principiantes -las denominadas pistas verdes-, le convendrá seguir las recomendaciones básicas de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte para evitar accidentes:
 
– Prepararse físicamente y con tiempo; tras los excesos de las fiestas navideñas será más imprescindible que nunca.
 
– Dejarse asesorar por un profesional para adquirir todo el equipo adecuado -el casco es imprescindible- y de un monitor especializado para un buen dominio de la técnica.
 
– Realizar un calentamiento previo a la sesión de esquí, incluyendo ejercicios de flexibilidad articular. Según los expertos, el 60% de las lesiones más graves se producen en las extremidades inferiores, sobre todo en la rodilla.
 
– Dejar la actividad física al notar los primeros síntomas de cansancio, que actúa como un factor de riesgo y, en cualquier caso, descansar cada dos horas.
 
Aun tomando medidas, ni el más experto estará libre de sufrir un accidente que arruine sus vacaciones, por lo que consultar a su corredor, para que le indique el seguro que más le conviene para disfrutar con más tranquilidad de estos “deportes blancos”, es otra regla de oro.
,

Navidades felices y seguras

Los primeros días de diciembre nos anuncian que la Navidad está ya muy cerca. Con el fin de que sean unas fiestas sin sobresaltos y evitar algunos problemas recurrentes en estas fechas, ofrecemos estos sencillos consejos:
 
Luces de navidad: al utilizar el alumbrado de años pasados, revisemos que los cables y enchufes se encuentran en buen estado (ni retorcidos ni “pelados”). Es importante también reemplazar aquellas bombillas que se hayan fundido para evitar su recalentamiento o un cortocircuito. No colocar estas instalaciones cerca de fuentes de calor ni sobre árboles metálicos. En general, no sobrecargar los enchufes y apagar los aparatos eléctricos cuando no estén en uso. Si queremos iluminar espacios exteriores, utilicemos material apto para ello.
 
Robos: En esta época, muchos hogares quedan vacíos durante largas horas e incluso días. Los ladrones suelen estar al acecho, buscando señales que indiquen que un domicilio se encuentra vacío, por lo que no debemos anunciar nuestros planes navideños en las redes sociales ni de otro modo.
 
Ya en la calle, Policía Nacional nos aconseja no salir con “grandes cantidades de dinero en efectivo”; colgar el bolso cruzado por delante, donde podamos vigilarlo; no llevar nada personal o de valor en los bolsillos traseros, y separar la documentación de las llaves y el dinero, estando especialmente vigilantes a quienes nos rodean cuando nos encontremos en alguna aglomeración.