Entradas

,

Cotillón: Diversión Asegurada

Nada mejor para recibir el Año Nuevo que una gran fiesta de Nochevieja en la que vestirse de gala para olvidar todo lo malo del año pasado, y comer, beber y bailar hasta que salga el sol. La mayoría de estas celebraciones multitudinarias tienen lugar en hoteles, restaurantes, pubs o discotecas y, como tales, deben cumplir una normativa y estar asegurados ante las diferentes contingencias que puedan surgir, como cubrir las indemnizaciones por daños materiales y personales de quienes puedan ocasionar problemas durante la fiesta. Como en otras ocasiones, la normativa sobre los seguros de espectáculos públicos difiere según las Comunidades Autónomas, por lo que es recomendable preguntar a nuestro corredor de confianza en caso de que queramos celebrar un cotillón por todo lo alto.

Las coberturas obligatorias para proteger a los asistentes, trabajadores y al local son parecidas a las de otros eventos masivos, como conciertos o eventos deportivos, e incluyen el incendio del local y la responsabilidad civil por daños sufridos por las personas que participen en la fiesta o los que trabajen para contribuir a la diversión de los demás. Tampoco está de más prevenir situaciones poco agradables, como el robo de efectos personales durante el cotillón. Es cierto que en este tipo de fiestas, cuando la gente está pasándoselo bien, a veces se olvida de controlar sus pertenencias. Por eso el local debe tomar precauciones, porque un descuido es todo lo que necesitan los amigos de lo ajeno para amargarle la noche a cualquiera. Sería una faena muy grande empezar el Año Nuevo después de una noche de diversión y descubrir que nos han robado la cartera o el móvil.

,

Luces de Navidad

Un año más las ciudades se iluminan con las luces de Navidad, que llenan las calles de colores e ilusión por las próximas fiestas. Muchas familias se suman a esta tradición y colocan en sus casas bonitas decoraciones. Sin embargo, si no se tiene cuidado, estas luces pueden provocar incendios o cortocircuitos al sobrecargar el sistema eléctrico, por lo que es muy recomendable contar con un Seguro de Hogar adecuado que nos proteja en caso de accidente.

Tampoco está de más ser precavido y, al bajar del altillo la caja de las decoraciones, comprobar que tanto las bombillas como los cables se encuentran en buen estado y no han sufrido desperfectos. Como muchos de estos productos son importados y no están certificados, no estaría de más revisar las etiquetas y comprobar si son compatibles o no con nuestro sistema eléctrico. No vaya a ser que salten los plomos en plena cena de Nochebuena y se nos quede el pavo a medio asar con toda la familia sentada a la mesa.Otro detalle fundamental es la moderación en el encendido. Algunos incendios son provocados por sobrecargas eléctricas, cortocircuitos o recalentamiento de los materiales, así que lo mejor es apagar las luces mientras dormimos o, si las luces son de exterior, durante el día. Sería una pena encender una decoración que no se va a apreciar a pleno sol y que supone un gasto energético innecesario. Además, es poco ecológico. Una alternativa son las luces LED, que consumen cinco veces menos que las convencionales.

También sería necesario proteger el cableado exterior de la lluvia o el viento y mantener las conexiones eléctricas a un metro del suelo como mínimo, para evitar que se mojen con el agua de riego del jardín. En el caso de usar extensiones para que el cableado llegue a los lugares más alejados de la casa o al exterior, es muy importante que sean de buena calidad y no enchufar varios mecanismos en la misma toma de corriente.

,

Caldear el ambiente en Otoño

Casi la mitad de los hogares españoles se calientan con gas natural cuando bajan las temperaturas, frente a un tercio que lo hace con butano, y el resto mantienen a raya el frío con gasóleo, propano o calefacciones eléctricas. En la mayoría de los casos, la caldera no sólo se utiliza para subir la temperatura, sino también para calentar el agua de la ducha,
por lo que es conveniente revisar periódicamente el aparato para evitar peligros si se encuentra en mal estado.

Una negligencia en el funcionamiento de la caldera o de la instalación puede aumentar la probabilidad de que se produzca una fuga de gas, una mala combustión o accidentes más graves como la explosión del aparato. Para evitarlo, es necesario cumplir con la legislación que exige una revisión de la caldera cada dos años máximo y otra inspección de la instalación de gas cada cinco años. El mantenimiento sirve además para revalidar la eficiencia energética, asegurar que las emisiones de gases no superen los límites permitidos y garantizar la seguridad del sistema.

El consumidor es responsable de estas revisiones y puede contratar a un profesional independiente o recurrir al servicio de mantenimiento que suelen ofrecer los propios fabricantes. Es importante recordar que no hay que dejar entrar en casa a nadie que no se presente correctamente acreditado y tampoco realizar pago alguno en el momento, ya que es habitual abonar el servicio junto con la factura del mes siguiente. Para una mayor tranquilidad podemos hablar con nuestro corredor de confianza y consultarle si es posible contratar una póliza específica para estos casos o si nuestro seguro de hogar incluye la reparación de daños materiales en caso de incidente.

, ,

Las terribles consecuencias de la gota fría

Todos los otoños están marcados por la bajada de las temperaturas y las lluvias, pero este año la gota fría ha tenido consecuencias devastadoras en numerosas Comunidades Autónomas e incluso ha habido que lamentar pérdidas mortales. En Orihuela, Alicante, cayeron en un solo día más de 200 litros por metro cuadrado y las precipitaciones y las inundaciones provocaron el cierre de más de 80 carreteras en varias provincias del Levante y Andalucía.

Afortunadamente, en España tenemos el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un organismo especial y único en el mundo, que ofrece cobertura a través de las pólizas que contratamos y brinda cierta tranquilidad ante un contratiempo de esta magnitud. Según sus propios datos, los daños que ha dejado esta gota fría, la peor en 140 años, ascienden a 200 millones de Euros y se estima entre 27.000 y 30.000 el número de asegurados afectados. Por su parte, Asaja calcula que las tormentas han arruinado más de 300.000 hectáreas de cultivos. Las hortalizas, olivares, cítricos y viñedos han sido los cultivos más afectados.

No se puede saber con antelación la virulencia con la que va a descargar una gota fría o cualquier otra catástrofe natural, pero sí podemos tener un seguro a todo riesgo que nos ayude a la hora de reparar los destrozos causados por la furia de los elementos.

Estos seguros pueden cubrir los daños infringidos en vehículos estacionados en el exterior (techos abollados, lunas rotas o desperfectos en el motor) o los deterioros ocurridos en viviendas y propiedades, como cristales rotos, antenas parabólicas caídas, desperfectos ocasionados por el agua en electrodomésticos y muebles, etc. Tampoco podemos olvidarnos de los animales de granja afectados o los cultivos estropeados como consecuencia de las tormentas, las inundaciones o el granizo. Cuanto más amplio sea el seguro que hemos contratado, más quebraderos de cabeza podremos evitar, y para eso lo mejor es recurrir siempre a tu corredor de confianza.

,

Tiempo de cosecha

Septiembre es momento de vendimia y como todos los años, a la vez que se recogen las uvas toca hacer balance y prepararse para la campaña del año que viene. Aunque el clima haya sido benévolo y la lluvia suficiente, son muchos los riesgos que a lo largo de cuatro estaciones pueden afectar a los cultivos.
 
Un buen seguro agrario puede paliar los daños económicos producidos por inclemencias meteorológicas como sequías, inundaciones, altas temperaturas, heladas, granizo o fuertes vientos; así como proteger los campos contra otros riesgos como los daños producidos por la fauna silvestre, las diferentes plagas y las enfermedades propias de cada cultivo.
 
En España los seguros agrarios se han desarrollado gracias a la colaboración de instituciones públicas y privadas y a la integración de las medidas europeas de la PAC: Política Agraria Común, y se recogen en la Ley 87/ 1978 de Seguros Agrarios Combinados. De todas maneras, al margen de las competencias públicas, cada productor conoce mejor que nadie las necesidades específicas de su explotación, por lo que si quiere evitar contratiempos, lo mejor es consultar con un corredor y analizar las mejores opciones para proteger su explotación.
,

Dispositivos electrónicos bien asegurados

Cada vez es más frecuente que las personas cuenten con varios dispositivos electrónicos, y no sólo nos referimos a los teléfonos móviles, sino también a las tablets, libros electrónicos, GoPros, ordenadores portátiles o videoconsolas. Estos aparatos son cada vez más caros, más sofisticados y en ellos almacenamos información sensible, por lo que es conveniente ser cuidadosos y valorar la posibilidad de contratar un seguro.

Es habitual que el seguro sólo pueda contratarse en el momento de adquirir el dispositivo o en un plazo de tiempo bastante corto después de comprarlo, para garantizar que se encuentra en buen estado. Muchas compañías ofrecen seguros como valor añadido a sus ofertas, así que en caso de duda es bueno dejarse aconsejar por nuestro corredor de confianza. Siempre es aconsejable comparar para encontrar la mejor relación calidad/precio. También puede ser útil comprobar si nuestro seguro de hogar incluye (o no) la sustracción de dispositivos electrónicos en caso de que entren a robar en casa.

Las coberturas más habituales son los daños accidentales, que cubren tanto daños externos como fallos en el hardware o en el sistema operativo. También incluyen daños por líquidos, menos frecuentes pero bastante habituales. El robo con fuerza es la cobertura más frecuente para teléfonos móviles y tablets y los seguros cubren la sustracción con violencia o intimidación del dispositivo. Muy relacionado con el robo está el uso fraudulento del dispositivo robado (para realizar por ejemplo llamadas estafa), que el seguro cubriría hasta cierta cantidad límite.

Al sustraernos el teléfono, perdemos la tarjeta SIM y hay que solicitar un duplicado para poner en funcionamiento el nuevo dispositivo. Este coste no suele ser muy elevado, pero si está incluido en el seguro, este gasto quedaría cubierto.

,

A la caza (y pesca) de un buen seguro

Con la llegada del otoño, son muchos los que se sumergen en la naturaleza para disfrutar de actividades al aire libre como la caza y la pesca. Sin embargo, al igual que otros muchos deportes, comportan ciertos riesgos y por eso es conveniente contar con un buen seguro.
 
En el caso del cazador, el Real Decreto 63/1994 exige un seguro reglamentario que cubra los daños corporales a terceras personas con un límite de 90.151,82 € por víctima. La licencia de caza no se puede obtener sin acreditar que se ha contratado este seguro y en el caso de la Región de Murcia es obligatoria la suscripción de un seguro para los accidentes acontecidos durante esta práctica deportiva.
 
También hay que tener en cuenta que las actividades en la naturaleza, y más si implican animales salvajes, siempre conllevan riesgos imprevistos y por ello es recomendable estar preparado. Un seguro de responsabilidad civil garantizada aporta tranquilidad ante la posesión y uso (con fines lícitos) de armas destinadas a la caza o al tiro deportivo. También protege en caso de accidente personal del cazador durante el ejercicio de la actividad o durante el desplazamiento, así como el traslado hasta un centro hospitalario o la defensa jurídica ante una reclamación por daños y perjuicios.
 
En cuanto a los pescadores, en las Comunidades Autónomas de Andalucía, Cataluña y Murcia es obligatorio un seguro de responsabilidad civil que cubra el pago de las indemnizaciones por daños corporales, materiales y perjuicios a terceros. Una póliza adicional cubriría al pescador en caso de accidente personal o contratiempo durante el traslado hasta el lugar en el que vaya a practicar la pesca deportiva.
,

Vuelta al cole a todo riesgo

Tras las vacaciones de verano, los niños regresan al colegio para descanso de los padres y resignación de los profesores. En España existe el seguro escolar obligatorio que se paga con la matrícula, forma parte de la Seguridad Social y básicamente cubre la asistencia en caso de accidente a alumnos desde 3º de la ESO hasta los 28 años. Sin embargo, para algunos gerentes y directores de centros esta cobertura no es suficiente y prefieren curarse en salud con la contratación de una póliza multirriesgo, ya que el seguro obligatorio no cubre los daños ocurridos dentro de la propia escuela y en un colegio pueden suceder numerosos accidentes de los que tiene que hacerse responsable el centro.
 
Además de las contingencias habituales que pueden darse en un negocio normal, como robos, daños en el mobiliario, goteras, o daños eléctricos; en un centro educativo pueden robarse o estropearse bienes que no sean propiedad de la escuela, sino de la AMPA, los empleados o incluso de los propios alumnos en algunos casos, y eso hay que tenerlo en cuenta.
 
En el ámbito educativo también son habituales otros seguros, como el de salud o accidentes, en caso de que les ocurra algo a los estudiantes o al personal del centro durante las clases, recreos o viajes escolares. A la hora de contratar una póliza es importante considerar la responsabilidad civil y posible indemnización económica por daños físicos causados en el recinto bajo la responsabilidad del personal docente, o no tan
físicos, como el bullying, que lamentablemente se ha visto tanto durante los últimos años.
 
Sobra decir que si el colegio ofrece un servicio de transporte escolar, el vehículo en el que viajen los alumnos debería estar convenientemente asegurado; y si cuenta con un servicio de comedor, no estaría de más prever contingencias posibles, como alergias o intoxicaciones alimentarias entre los más pequeños.
 
En caso de duda, hay que consultar con nuestro corredor de seguros sobre las diferentes pólizas, para proteger no sólo el edificio, sino también el bienestar de los niños, profesores y profesionales que allí trabajan. Un buen seguro multirriesgo puede aliviar los quebraderos de cabeza de muchos directores, pero lamentablemente no puede garantizar los aprobados.
,

Ir al médico en otra Comunidad Autónoma

Ponerse enfermo no viene bien nunca, pero si es durante las vacaciones y fuera de casa, puede ser un gran trastorno.
Afortunadamente, el sistema público sanitario español nos permite ser atendidos en cualquier Comunidad Autónoma, tanto de urgencias como si requerimos asistencia del médico de cabecera. Para ello, es necesario llevar siempre nuestra tarjeta sanitaria y presentarla en el centro de salud al que acudamos o solicitar la tarjeta de desplazado si vamos a estar fuera más de una semana.
 
De lo contrario, y a menos que sea una emergencia, no están obligados a atendernos. Algo similar sucede con los seguros de salud privados.
 
La mayoría de las aseguradoras cuentan con convenios y acuerdos con otros centros de salud del resto de España en los que podrán atendernos sin problema si presentamos nuestra correspondiente tarjeta que nos acredita como asegurados. Toda precaución es poca cuando se trata de nuestra salud y de la de nuestros seres queridos, por lo que, en caso de duda, conviene consultar con nuestro corredor de seguros e informarnos de las mejores opciones antes de salir de viaje.
,

Dónde dejar a las mascotas en verano

Nuestros amigos peludos se han convertido en parte de la familia, pero a veces, por trabajo o por vacaciones no podemos llevarlos con nosotros y antes que abandonarlos, eso nunca, tenemos que buscar un lugar agradable, cómodo y acogedor para que esperen hasta nuestro regreso. Para muchos de ellos los viajes largos pueden resultar agotadores y muy estresantes y en otros casos, como vuelos en avión para animales de gran tamaño, podemos tener algunos inconvenientes logísticos para que nos acompañen.
 
Una buena opción es dejarlos en un hotel o residencia para mascotas, donde puedan cuidarlos como si estuvieran en casa, y para ello es recomendable seguir algunas recomendaciones como hacer una visita previa para asegurarnos de que el sitio reúne todos los requisitos necesarios de calidad y confianza que deseamos.
 
También es fundamental comparar precios, localizaciones, instalaciones y calidades hasta encontrar lo que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Una vez elegido, hay que repasar a conciencia la información proporcionada por el hotel o residencia, ya que muchas veces el coste de alojamiento no incluye algunos servicios que pueden ser útiles, como peluquería o veterinario, y el cobrarlo aparte puede suponer un gasto extra.
 
Y, por supuesto, no podemos olvidar informarnos sobre si el hotel o la residencia cuenta con algún seguro por si nuestra mascota requiera atención veterinaria u otro tipo de cuidado. Los imprevistos pueden resultar costosos y si a eso le sumamos la ansiedad que supone la distancia, tal vez merezca la pena invertir en tranquilidad y valorar opciones junto a un corredor de seguros.