Entradas

,

Las reglas de oro para la nieve

Con la llegada del invierno, muchas personas se acercan a disfrutar las pistas de nieve, algunos por primera vez, sin la formación e información adecuadas.
 
Mantener la distancia de seguridad, respetar a los demás, controlar la velocidad, los adelantamientos, las incorporaciones, respetar la señalización…, aunque parezcan indicaciones sacadas del código de tráfico de la DGT, son parte de las 10 reglas de oro de la nieve, las Normas FIS, de la Federación Internacional de Esquí. Un código de conducta, de obligado cumplimiento para todo aquel que practique esquí o snowboard, que no todos los deportistas conocen bien, recuerdan o respetan; aun cuando quien provoca un accidente por infringir estas normas puede ser responsable civil o penalmente.
 
La práctica de cualquier modalidad de deportes de nieve implica ciertos riesgos. Si este 2019 está pensando iniciarse en alguno de ellos, además de elegir una estación de esquí con pistas adecuadas para principiantes -las denominadas pistas verdes-, le convendrá seguir las recomendaciones básicas de la Sociedad Española de Traumatología del Deporte para evitar accidentes:
 
– Prepararse físicamente y con tiempo; tras los excesos de las fiestas navideñas será más imprescindible que nunca.
 
– Dejarse asesorar por un profesional para adquirir todo el equipo adecuado -el casco es imprescindible- y de un monitor especializado para un buen dominio de la técnica.
 
– Realizar un calentamiento previo a la sesión de esquí, incluyendo ejercicios de flexibilidad articular. Según los expertos, el 60% de las lesiones más graves se producen en las extremidades inferiores, sobre todo en la rodilla.
 
– Dejar la actividad física al notar los primeros síntomas de cansancio, que actúa como un factor de riesgo y, en cualquier caso, descansar cada dos horas.
 
Aun tomando medidas, ni el más experto estará libre de sufrir un accidente que arruine sus vacaciones, por lo que consultar a su corredor, para que le indique el seguro que más le conviene para disfrutar con más tranquilidad de estos “deportes blancos”, es otra regla de oro.
,

Sin seguro, no hay caza

La caza se practica en el 80% de la geografía española, una actividad lúdica que movió 3.600 millones de euros en 2017, según los datos de una de las principales
aseguradoras del mercado. Si es un cazador habitual sabrá que no es posible renovar u obtener la licencia de caza sin haber contratado un seguro obligatorio de Responsabilidad Civil (RC), pues se trata de una actividad que entraña riesgos y en la que las imprudencias pueden tener muy graves consecuencias. Las coberturas disponibles en los seguros de cazador son muy amplias, junto a la RC imprescindible se puede incluir la defensa jurídica, seguros de accidentes, protección del perro, cargo de gastos médicos o asistencia sanitaria, de viaje, etc.
 
¿Y qué hay de los acompañantes? Los ojeadores, perreros, etc., si no portan armas no necesitan disponer de seguro; para obtener la licencia solo deberán pasar
un examen psicotécnico que comprobará la visión, el oído, los reflejos y el pulso. Por otro lado, la edad mínima para cazar está en 14 años, siempre y cuando estos menores vayan acompañados de adultos con licencia de armas y cuenten con la autorización de sus padres o tutores.
 
Como todos los seguros, los de cazadores también cuentan con excepciones, además de las peculiaridades en función de la actividad o la normativa de la comunidad autónoma, de ahí que el asesoramiento de un corredor sea clave para no sumar más riesgos a los que ya supone enfrentarse a un jabalí herido o manejar un arma de fuego.
,

En cuestión de setas ¡No hay reglas!

Recoger setas, una actividad cada vez más extendida, alberga importantes riesgos, pues algunas especies son tóxicas o incluso letales: solo en el centro de la Península se concentran una treintena de las setas comunes que resultan tóxicas “sí o sí”. Entre las más peligrosas destacan la Amanita phalloides y la Amanita verna, fácilmente confundibles y potencialmente mortales.
 
Según expertos de la Universidad de Alcalá de Henares (UAH), en España cada año mueren entre 1 y 3 personas por micetismo (envenenamiento por setas); concretamente, desde 2010 han fallecido 13 personas y un número similar ha conseguido evitar la muerte, tras someterse a un trasplante de hígado.
 
El tema es muy serio, como advierten, desde la UAH, expertos en setas venenosas: “la única regla que hay para no intoxicarse con una seta es que ¡no hay
reglas!”. Es decir, no hay ningún truco o regla para saber si es tóxica o no.
 
Además, algunas setas silvestres, aunque comestibles, resultan tóxicas para ciertas personas, porque pueden provocar frecuentes reacciones alérgicas o intolerancia. Hay individuos que con solo tocarlas u olerlas pueden sufrir un cuadro grave de dermatitis alérgica. Y tampoco se deben recoger e ingerir hongos que crezcan en lugares de riesgo como bordes de carretera, áreas industriales, jardines públicos, etc.
 
Si decide lanzarse al campo en busca de hongos silvestres, extreme su precaución. En el caso de presentar, tras su ingestión, síntomas gastrointestinales, náuseas, sudoración…, busque atención médica lo antes posible (es en las primeras horas cuando el tratamiento puede ser más efectivo), y lleve consigo un ejemplar -crudo- de las setas ingeridas, que será de gran ayuda para decidir el tratamiento.
 
Nos quedamos con un consejo fundamental de los expertos: “Ante la duda, siempre evitar la ingestión”.
,

Que nada arruine la cosecha

España es pionera en seguros agrarios y cuenta con un sistema de protección que está considerado como uno de los tres más exitosos, junto a Canadá y Estados Unidos, y con mayor cobertura a nivel mundial. Estos seguros, fruto de la colaboración pública y privada, constituyen un “privilegio” del que no dispone ningún otro sector de nuestra economía.
 
El agricultor español es cada vez más consciente de que una de las mejores formas de administrar su negocio es contar con un seguro de este tipo, especialmente por el cambio climático que experimenta nuestro planeta. Así lo demuestran las cifras récord de contratación en el primer semestre de 2018: 3,63 millones de hectáreas aseguradas, casi un 24% más que en 2017, y el mejor dato en los últimos ocho años, según la Agrupación Española de Entidades de Seguros Agrarios, Agroseguro.
 
Aun así, para la mitad de los profesionales del campo, el seguro sigue siendo el gran olvidado, arriesgándose incluso a arruinarse a consecuencia de las sequías, heladas, inundaciones, pedrisco, incendios y otras adversidades que amenazan el negocio del agricultor.
 
Saber qué asegurar, qué tipos de seguros y modalidades hay disponibles (combinados de daños, de rendimientos, integrales…), qué nivel de cobertura se necesita en función de la zona geográfica y del cultivo, las ayudas disponibles, los plazos para los seguros de otoño o de primavera, etc., son demasiadas variables para las que el agricultor necesita la ayuda de un experto. Para que las sorpresas solo vengan del cielo y no de los seguros, la más sabia decisión del agricultor será contar con el asesoramiento de un corredor que le ayude a reducir al mínimo sus riesgos y los de su cosecha.
,

¿Seguros de viaje? Sí, gracias.

Reservar nuestro viaje con antelación nos permite volar al extranjero en mejores condiciones económicas y asegurarnos disponibilidad en ese hotel que nos habían recomendado, esa excursión tan apetecible… De modo que preparamos nuestro viaje con ilusión, poniendo en marcha la cuenta atrás para las deseadas vacaciones.
 
Nada debería salir mal, sin embargo, como dice el refrán: “Más vale prevenir…”, pero ¿qué podría enturbiar nuestras vacaciones?
 
Cambio de planes. Cuando contratamos nuestro viaje, desconocemos si llegado el momento, surgirá una circunstancia que nos impida llevarlo a cabo. Ya sea por un feliz motivo, como una oportunidad laboral, un embarazo que aconseje reposo, o porque de repente surja una complicación laboral o un familiar precise hospitalización. Por ello, y sobre todo si se trata de un viaje que representa un importante desembolso económico, conviene asegurarse de que recobraremos los importes ya pagados (avión, hotel, entradas…).
 
Salud. Los percances relacionados con la salud son los más habituales que reportan los asegurados (el 40% de ellos, según Unespa), y es que, si la Ley de Murphy se cumple, podemos sufrir una caída, una caprichosa apendicitis, etc. En función del país que visitemos, contar con una buena cobertura médica resulta esencial. Sería el caso de Estados Unidos, Tailandia y muchos otros países donde la sanidad constituye casi un lujo. Recientemente, la prensa se hacía eco de un ejemplo claro: los padres de un joven español accidentado en Indonesia, sin seguro de viaje, tuvieron que solicitar un préstamo para abonar los 36.000€ que el hospital exigía para operar y salvar la vida del joven.
 
Pérdida, deterioro o robo del equipaje. Un clásico de los viajes aéreos es cuando nosotros llegamos a nuestro destino, pero nuestro equipaje, no, o no llega “íntegro”. Cada día se pierden 10.000 maletas en los aeropuertos europeos, un buen motivo para contar con un seguro con el que cubrirse ante cualquier imprevisto.
 
Hay más factores por los que el seguro se convierte en nuestro mejor compañero de viaje: si fuera necesario adelantar el regreso, si causamos un accidente o tenemos algún problema para el que necesitamos asistencia jurídica…
 
Si quiere viajar con la tranquilidad de contar con un seguro de viaje que le respalde y atienda ante casi cualquier contingencia y desde el primer momento, no dude en consultar a su corredor de seguros sobre cuál es la mejor opción para el viaje que se propone realizar.
,

Protagonistas del Seguro

El seguro está presente en todas las facetas de nuestra vida, y es esencial para que la sociedad funcione tal y como la entendemos. Es el principal responsable de nuestra tranquilidad porque ayuda a las personas, a las empresas y a las instituciones a protegerse ante todo tipo imprevistos, realizando “una labor constante y de gran magnitud” como pone de manifiesto la patronal del seguro, UNESPA, en su último “Informe Estamos Seguros 2017”, el cual revela cifras desconocidas y sorprendentes de la actividad aseguradora.
 
Por ejemplo, ¿sabía que, cada hora, las aseguradoras devuelven, de una u otra manera, 5,2 millones de euros que sus clientes habían perdido a causa de incidentes?, ¿que los españoles invierten 4,50 euros de cada 100 que gastan en seguros?, ¿que el seguro de salud atiende a 11,5 millones de clientes? ¿que casi la mitad de los españoles tiene un seguro de decesos? o ¿que la demanda de servicios que encauza el seguro genera entre 550.000 y 600.000 puestos de trabajo?…
 
Podríamos continuar dando datos interesantes, casi hasta el infinito, porque siendo conscientes -o sin serlo-, todos estamos siendo “protagonistas” de estas estadísticas en algún momento de nuestra vida. Es un hecho que gracias al apoyo del seguro logramos la confianza que necesitamos para seguir adelante en nuestro día a día.
,

En moto, la edad no importa

Las motos son una fórmula para moverse ágilmente… también con niños.
 
Según la DGT, a partir de los 12 años un niño puede ir de pasajero en estos vehículos, siempre y cuando tenga la altura necesaria para colocar los pies en las estriberas laterales, a fin de poder mantener el equilibrio en las curvas. Si el conductor es el padre, la madre, el tutor o un adulto autorizado por ellos, la ley hace una excepción, permitiendo también a los mayores de 7 años viajar con ellos en la moto. En todo caso, siempre deberá tratarse de una moto homologada para pasajeros, usar casco, montar a horcajadas y detrás del conductor.
 
Que sea legal no quiere decir que sea seguro. Por mucho que se explique a un menor, antes de subir a la moto, lo que tiene que hacer en cada curva, cómo agarrarse o cómo debe acompañar los movimientos del piloto, su reacción ante una situación adversa puede complicar la situación. Por ello, la DGT insiste en la importancia de realizar una conducción suave, al acelerar, al frenar o cambiar de marcha, y asegurarse de que el menor va bien apoyado y sujeto, si es necesario, colocando un asiento para niños o un respaldo.
 
Por otro lado, desde los 15 años está permitido conducir un ciclomotor, a partir de los 16, motos de hasta 125 cc. Estos menores, a su vez, pueden llevar un pasajero mayor de 12 años. ¿Qué pasa si su hijo le coge la moto sin su permiso? ¿Y si la moto no está homologada para llevar pasajeros y decide llevar a un amigo? ¿Cubre su póliza, sin excepciones, al acompañante? Si tiene un adolescente, todas las precauciones son pocas. Su corredor dará respuesta a sus preguntas y le ayudará elegir la mejor opción para asegurar su moto y al motero “en potencia”.
,

La “nueva” ITV

La patronal de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) asegura que esta inspección oficial evita, cada año, cerca de 5.000 accidentes, 170 muertes y 11.000 heridos al año; y a partir de ahora, podría evitar un número superior: el pasado 20 de mayo entró en vigor la nueva normativa que regula la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), convirtiéndola en un examen más exhaustivo y exigente en términos de seguridad y de prevención de la contaminación; a continuación, recogemos los principales cambios que establece:
 
Revisión de la Centralita. Quizás la novedad más reseñable. El técnico controlará la centralita del coche, mediante el conector OBD, para comprobar que no ha sido manipulada, así como su correcto funcionamiento. La intención es que este diagnóstico sirva pronto para revisar también el buen estado de los sistemas de seguridad (frenos ABS, airbag, etc.).
 
Estos tests electrónicos se realizarán en modo de prueba, y, por tanto, no serán vinculantes hasta el 10 de septiembre de este año. A partir de esta fecha habrá que ver si sube el número de “suspensos” de la ITV.
 
Adelanto de la ITV: Se podrá adelantar la inspección hasta 30 días antes de la fecha de caducidad, sin “perder días” de vigencia para la siguiente. Por ejemplo, si tuviéramos de plazo hasta el 25 de julio de 2018 para pasar la inspección y lo llevábamos un mes antes, el día 26 de junio, la siguiente ITV, mantendría la fecha de vencimiento original del 25 de julio.
 
Elección de centro: Después de recibir un informe desfavorable, podemos elegir en qué estación ITV queremos pasar la segunda revisión en la que buscaremos el aprobado.
 
Resultado de la Inspección: A partir de ahora solo hay tres resultados posibles: Favorable, Desfavorable (defectos graves) o Negativo (inhabilitado para conducir), desapareciendo el resultado “Favorable con defectos leves”.
 
Para pasar la ITV “a la primera”, los expertos recomiendan realizar, a lo largo del año, un mantenimiento adecuado del vehículo, revisar y arreglar los pequeños desperfectos y averías como las luces fundidas, etc., llevar el vehículo limpio -lo que denota cuidado-y revisar a conciencia los neumáticos, entre otros. Además, no olvide que en la entrada le solicitarán la acreditación de que cuenta con el seguro obligatorio en vigor.
,

En la piscina cuida también tu salud

En verano, las piscinas nos permiten nadar, tomar el sol, divertirnos, refrescarnos…, pero no todo son ventajas. Las cloraminas, un compuesto tóxico que se forma al combinarse el cloro con restos orgánicos (sudor, saliva, orina) presentes en el agua, son irritantes para nuestros ojos y nuestra piel e incluso pueden agravar problemas respiratorios.
 
Para que la piscina sea solo una experiencia gratificante, es aconsejable tener en cuenta unas sencillas medidas:
 
👀 Ojos: las gafas de natación -las hay graduadas e incluso con filtro solar- son el mejor freno a una conjuntivitis por irritación o una potencial infección ocular. De no utilizarlas, es importante, después del baño, lavarse los ojos con agua fresca; y fuera del agua, unas gafas de sol, con lentes de buena calidad, nos protegerán frente a las radiaciones ultravioleta.
 
👂Oídos: los baños prolongados propician la aparición de la otitis externa, también conocida como otitis del verano. Para prevenir esta dolorosa afección, además de espaciar los baños, algo de lo que seguro nos costará convencer a los más pequeños, hay que secar suavemente los oídos con la ayuda de una toalla y un dedo. Nunca se debe utilizar bastoncillos para secar o limpiar el oído, porque, como es sabido, pueden dañar el oído, ni insistir en eliminar la cera, que protege al oído frente a infecciones.
 
Para aquellos que padecen otitis con frecuencia, lo más recomendable es la utilización de tapones de silicona a medida; otra opción podría ser el uso de alcohol boricado, la misma sustancia profiláctica que utilizan los buceadores después de sus largas inmersiones.
 
🖐 Piel: El objetivo primordial es no sufrir quemaduras solares, para ello, conviene aplicar con frecuencia (cada dos horas y/o después de cada baño) un protector solar adecuado, evitar la exposición al sol en la horas centrales del día, y “buscar” la sombra lo máximo posible.
 
Por último, para mantener nuestra piel sana, lejos de los temidos hongos, la clave es ducharse siempre después del baño, secarse con la toalla, y evitar andar descalzos por las zonas más húmedas de la piscina (borde, duchas).
 
Si pese a las precauciones tenemos algún incidente, o para consultar la mejor forma de protegernos frente a los efectos no deseados de las apetecibles piscinas, nuestro seguro médico nos ayudará a tener una rápida respuesta del especialista.
,

El fraude al Seguro lo pagamos todos

Simular lesiones, fingir robos, fuegos…, los intentos de fraude al seguro son cada vez más habituales. Se trata de un delito que afecta no solo al asegurado, sino a toda la sociedad, por lo que combatirlos es uno de los principales objetivos del sector. En 2017, según el informe “El Fraude al seguro español” de ICEA, elaborado con los datos de las aseguradoras que suponen el 54,5% del mercado, se detectaron casi 166.000 intentos de estafa (uno por minuto).
 
El 64% de los casos de intento de fraude detectados se da en el seguro de automóvil, en el que, junto a los casos de particulares, existen verdaderas mafias, incluso familias enteras, dedicadas a esta actividad. Se han contabilizado hasta 400 bandas, que en un 90% denuncian daños corporales, alerta un estudio reciente de una aseguradora.
 
Hoy los defraudadores utilizan las redes sociales y han sido precisamente sus comentarios o fotos, los que han ayudado a descubrir curiosos intentos de fraude, como el de aquel individuo que intentaba que su seguro cubriera su teórica incapacidad para andar, mientras que en Facebook aparecía como el rey de la pista de todas las fiestas.
 
Las aseguradoras tienen que compensar estas pérdidas, lo que repercute en el encarecimiento de las primas para el resto de los clientes: UNESPA afirma que cerca de 20 euros del precio anual de las pólizas de seguros de automóviles van a cubrir estos gastos. Es una práctica insolidaria de unos pocos que hay que combatir, porque los fraudes en el seguro los pagamos todos.