,

¿Seguros de viaje? Sí, gracias.

Reservar nuestro viaje con antelación nos permite volar al extranjero en mejores condiciones económicas y asegurarnos disponibilidad en ese hotel que nos habían recomendado, esa excursión tan apetecible… De modo que preparamos nuestro viaje con ilusión, poniendo en marcha la cuenta atrás para las deseadas vacaciones.
 
Nada debería salir mal, sin embargo, como dice el refrán: “Más vale prevenir…”, pero ¿qué podría enturbiar nuestras vacaciones?
 
Cambio de planes. Cuando contratamos nuestro viaje, desconocemos si llegado el momento, surgirá una circunstancia que nos impida llevarlo a cabo. Ya sea por un feliz motivo, como una oportunidad laboral, un embarazo que aconseje reposo, o porque de repente surja una complicación laboral o un familiar precise hospitalización. Por ello, y sobre todo si se trata de un viaje que representa un importante desembolso económico, conviene asegurarse de que recobraremos los importes ya pagados (avión, hotel, entradas…).
 
Salud. Los percances relacionados con la salud son los más habituales que reportan los asegurados (el 40% de ellos, según Unespa), y es que, si la Ley de Murphy se cumple, podemos sufrir una caída, una caprichosa apendicitis, etc. En función del país que visitemos, contar con una buena cobertura médica resulta esencial. Sería el caso de Estados Unidos, Tailandia y muchos otros países donde la sanidad constituye casi un lujo. Recientemente, la prensa se hacía eco de un ejemplo claro: los padres de un joven español accidentado en Indonesia, sin seguro de viaje, tuvieron que solicitar un préstamo para abonar los 36.000€ que el hospital exigía para operar y salvar la vida del joven.
 
Pérdida, deterioro o robo del equipaje. Un clásico de los viajes aéreos es cuando nosotros llegamos a nuestro destino, pero nuestro equipaje, no, o no llega “íntegro”. Cada día se pierden 10.000 maletas en los aeropuertos europeos, un buen motivo para contar con un seguro con el que cubrirse ante cualquier imprevisto.
 
Hay más factores por los que el seguro se convierte en nuestro mejor compañero de viaje: si fuera necesario adelantar el regreso, si causamos un accidente o tenemos algún problema para el que necesitamos asistencia jurídica…
 
Si quiere viajar con la tranquilidad de contar con un seguro de viaje que le respalde y atienda ante casi cualquier contingencia y desde el primer momento, no dude en consultar a su corredor de seguros sobre cuál es la mejor opción para el viaje que se propone realizar.