,

Seguro dental, Lisa necesita un aparato

Imagen

Si nuestro cabeza de familia favorito, Homer Simpson, se preocupa por la salud dental de su familia, ¿cómo no lo vamos a hacer nosotros? Especialmente cuando la Seguridad Social en nuestro país NO ofrece una amplia cobertura dental. Y, tarde o temprano, tienes que ir al dentista alguna vez en tu vida. El dentista es como el taller mecánico para el coche: entras, te diagnostican la avería y, a falta de un presupuesto definitivo, no sabes cuánto te cuesta. De hecho, la prevención dental en España todavía es una asignatura pendiente por los elevados costes que te supone.

Beneficios de tu seguro dental 

El principal beneficio de tu póliza dental son las coberturas que pueden incluirse: consultas, pruebas, diagnósticos… Después, están las ventajas asociadas a los descuentos que te ofrecen en función del tratamiento que necesitas para tus dientes.

Incluso algunos seguros dentales te permiten escoger al dentista de tu ciudad según la proximidad de la consulta a tu domicilio.
Sin embargo, en los últimos tiempos, algunas aseguradoras están apostando por abrir sus propias clínicas para atenderte personalmente.

En cuanto a los pagos, lo lógico es que pagues la póliza una vez al año, aunque también es posible utilizar modalidades fraccionadas
con pagos trimestrales o semestrales.

Prestaciones para niños

La mayoría de las Comunidades Autónomas españolas han implementado programas de prevención para los más pequeños introduciéndolos en la higiene bucal en los colegios. Los seguros dentales también ofrecen prestaciones diferentes para cada edad. En el caso de los menores (normalmente hasta los 14 años), se suelen aplicar tratamientos gratuitos como: revisiones del año, limpiezas bucales, empastes, extracciones o estudios de ortodoncia.

Y, ¡muy importante!, tienes a tu disposición un teléfono de urgencias para consultar a tu dentista.