,

¿SE PUEDE ALQUILAR Y VIVIR TRANQUILO?

A la hora de alquilar es casi imposible saber a quién
le ofrecemos nuestra vivienda. A priori, todos los
inquilinos son perfectos. Pero el miedo a un impago
por parte del inquilino o a que la vivienda sufra
daños, desincentiva a muchos propietarios con el
perjuicio que ello provoca a la inversión.

Y, aunque la ley permite, además del pago de la
fi anza, que se establezca cualquier tipo de garantía
del cumplimiento de las obligaciones de pago la
más clara alternativa para la seguridad del propietario
es la contratación de seguros de impago y/o
desperfectos y desahucio.

El abanico de coberturas que incluye el seguro es
amplio (impago del inquilino, daños a la vivienda y
gastos judiciales de abogado y procurador en caso
de desahucio, etc.) y la mayoría de las compañías
ofrecen el impago como una cobertura opcional
dentro del seguros del hogar. El coste dependerá
de la cantidad de dinero asegurada en caso de impago
o daños, así como de la renta de la vivienda y
de la compañía aseguradora elegida, y puede variar
desde el 40 al 80% de la renta de un mes.

Este seguro garantiza a los propietarios de viviendas
destinadas al alquiler el cobro del mismo durante un
año (tiempo sufi ciente para tramitar el desahucio del
inquilino), así como una cobertura por los desperfectos
que pudiera causar dicho inquilino por actos
vandálicos.

En definitiva, si no se quiere tener sorpresas
desagradables es más que recomendable
contratar un seguro que cubra el impago del
alquiler.