,

¿Se aseguran los autónomos menos de lo que les convendría?

Los autónomos tienen un nivel de aseguramiento inferior al que corresponde a su desprotección y los riesgos que soportan. Los seguros con mayor índice de penetración en este colectivo son los seguros de Vida y planes de pensiones.

El colectivo de autónomos es uno de los más desprotegidos, y de los que más patrimonio personal ponen en riesgo a la hora de realizar su actividad, dado su carácter emprendedor. Es, por tanto, uno de los colectivos que más necesidad tienen de asegurarse para protegerse. Sin embargo, esto choca con la escasa cultura de aseguramiento que todavía arrastra el tejido productivo de nuestro país. Según el estudio ‘ADN del emprendedor’, el 17 % de las pymes españolas solo contrata la cobertura básica o la que exige la ley en las distintas modalidades de seguro, al infravalorar el riesgo y la necesidad de asegurarse.

Cabe destacar que uno de cada cinco trabajadores españoles es autónomo, por lo que este colectivo representa el 17 % de la población ocupada, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). De los 3,3 millones de empresas registradas en España, el 84 %, es decir, 1,8 millones, están encabezadas por un autónomo. Y de ellos, un millón son empleadores.

Según ha explicado José Manuel Inchausti, CEO de Mapfre en Iberia, durante su intervención en una reciente jornada técnica sobre los riesgos que afectan a los trabajadores autónomos organizada por Fundación Mapfre y Cepyme, las necesidades de aseguramiento de este colectivo abarcan todos los campos del seguro (patrimoniales, RC, previsión para el futuro, personas, familiares…), lo que empuja a las compañías a ofrecer a estos trabajadores soluciones con un enfoque integral.

De acuerdo con el último Informe Estamos Seguros de Unespa, los seguros de Vida y planes de pensiones tienen mayor penetración entre los autónomos, con un 40,6 %, que entre los empleados por cuenta ajena, con un 39,7 %; los jubilados, con un 11,6 %, y los parados y otros, con un 15,1 %, según datos de la Encuesta Financiera de las Familias.

En lo que se refiere a la distribución por productos, “si se sigue tomando el PPA como termómetro de la previsión de la jubilación, se ve que éste alcanza las cotas más elevadas entre empresarios y profesionales liberales. Aunque se podría pensar que entre autónomos y comerciantes podría registrar niveles parecidos, en realidad no es así”, revela el informe. “Los autónomos son básicamente proclives a adquirir productos que les protegen frente a riesgos como la muerte, la invalidez, etcétera”, señala. Así, en la distribución de los compradores del seguro de Vida por productos y profesiones, obtenemos que la categoría de autónomos y comerciantes presenta un 74,8 % en cobertura por fallecimiento, un 4,9 % en PPA, un 4,2 % en ahorro en capital, un 4,2 % en ahorro en renta, un 7 % en PIAS y un 4,9 % en SIALP.