,

¿Qué tienen en común Ben-Hur, la Responsabilidad Civil y el ahorro de gastos inesperados?

Seguramente hayas visto la película “Ben-
Hur” por Semana Santa. Lleva a la gran
pantalla la obra de Lewis Wallace, general
y escritor estadounidense agnóstico (1827-
1905). Un amigo suyo ateo, le empujó a
mostrar al mundo pruebas de la inexistencia
de Jesús. El escritor estuvo investigando
durante 2 años a Jesús de Nazaret. Encontró
evidencias, que consideró irrefutables, de
su existencia y se convirtió al Cristianismo.
Después concibió esta novela en la que el
protagonista, el incrédulo Charlton Heston
(1959), también se convierte tras un sinfín
de avatares.

Tirzah, la hermana de Ben-Hur

Las desgracias comienzan cuando Tirzah
empuja accidentalmente una teja que
golpea al gobernador romano, Messala.
Ben-Hur se confiesa responsable, es
detenido y condenado a galeras.

En nuestras calles, también se pueden desprender
objetos de nuestras casas cuando
los fieles se aglomeran para ver las procesiones
de Semana Santa. Y… ¿Cuántas
veces has jugado con una pelota? ¿Cuántas
veces se ha estrellado tu pelota en un
cristal, en un coche o en una anciana? ¿Les
ocurre lo mismo a tus hijos?

Los periodistas afirman que la realidad
supera a la ficción. Recientemente,
los padres de tres menores han sido
condenados a indemnizar a la familia de
un hombre que viajaba en un coche por
la autovía de Cartagena. Los chicos le
tiraron piedras y, una de ellas, colisionó
con el copiloto causándole la muerte.

Los lanzamientos de piedras a la carretera
son frecuentes. Los niños son unos santos,
pero en grupo se pierde la individualidad
y se dejan llevar por el gamberrismo.
¿Cómo afrontas una indemnización de esta
magnitud en estos tiempos? Pues bien,
estos incidentes podrían estar cubiertos por
una simple póliza de Hogar o bien un seguro
de Responsabilidad Civil.

Los seguros: tu tabla de salvación
En nuestra vida cotidiana los gastos no son
tan elevados, ni tan graves. Pero, quien
más y quien menos, tiene que afrontar un
incidente en el hogar, un problema de salud
o un tratamiento bucodental en el dentista.

El modo más eficaz de resolver estos
imprevistos es “prevenir asegurando tus
riesgos”. Las pólizas no siempre lo pagan
todo, pero alivian mucho. Por eso, tienes
que analizar muy bien las condiciones que te
ofrecen las compañías y su coste. Hay que
cubrir justo lo que necesitas. Y, después,
realizar un seguimiento de las coberturas
que debes actualizar año tras año.

Para todo esto, y otras muchas cosas
más, estamos los corredores de seguros.
Nos anticipamos a tus problemas y te
mostramos cómo protegerte de gastos
inesperados. Conviértete como Wallace y
Ben-Hur, pero, en este caso, conviértete a
la cultura del seguro.