,

Para que no te cacen, Seguros de caza

Suena el despertador, pero no te hace
falta. Hace un buen rato que estás pendiente
de la hora. La mañana es fría. Aún
no ha amanecido, sólo son las 6,30 h del
sábado. Entras en la cocina y bebes un
vaso de leche caliente con magdalenas.
Coges la escopeta, la mochila y sales de
casa. Abajo te esperan dos amigos con
el todo terreno. Tenéis que recoger los
perros para subirlos al remolque y enfilar
la carretera que os lleva al coto de vuestra
Sociedad de Cazadores.

Hora y media después llegáis al campo.
Todavía queda nieve, pero hace un
precioso día raso. En cuanto sale el sol
comienza a subir la temperatura. Estáis
bien y comentáis vuestras cosas…

Estamos en plena temporada de caza
en España y esta supone importantes
ingresos sobre todo en zonas rurales.
Se calcula que genera 37.000
puestos de trabajo y 3.000 millones
de euros.

Es muy fácil practicarla con plenas garantías
para todos: cazador, cotos,
cacerías, perros, coches y hasta para
guardas de caza.

Con el seguro de Caza…
El cazador cubre los daños corporales
que puede causar a otros mientras
está cazando o descansando dentro del
coto. También incluye su Defensa Jurídica
en caso de reclamación judicial.Los
perros del cazador también podrían
quedar cubiertos como garantía opcional
durante la cacería y el resto del
año.
Y además, el coto debería contratar
su seguro garantizando todas sus
responsabilidades: civil del coto, de
los socios y sociedades de cazadores,
patronal, contaminación y explotación.

Todavía te quedan por delante unos
cuantos fines de semana cinegéticos.
Además has paseado por el monte, respirado
aire puro, te has olvidado de la
rutina…

Los seguros de caza te han protegido.
Mañana será otro día…