,

¿Nomofobia? No, gracias

Según distintos estudios, lo primero que hacemos al levantarnos es consultar el móvil (el 75%), también lo
hacemos mientras vemos la televisión (el 80%), pasamos más de 5 horas al día navegando por internet, consultamos la pantalla una media de 80 veces al día… Hemos sustituido las conversaciones telefónicas por el chateo y las redes sociales e incluso se ha acuñado una nueva palabra, la nomofobia, para referirse al miedo irracional a estar sin este dispositivo.
 
Se da la paradoja de que cuanto más conectados estamos a estos dispositivos, más nos aislamos; algo que llevan tiempo avisando psiquiatras y psicólogos. La solución no es suprimir todo el uso del móvil, sino reducir el tiempo que pasamos “enganchados” a él, para dedicarlo a otras actividades más “reales”, con estos sencillos consejos:
 
1. Cambiar la pantalla del móvil de color a blanco y negro hará que sea más fácil evitar la distracción.
 
2. Suspender los avisos de las aplicaciones, dejando solo las esenciales (correo, sms, calendario).
 
3. Medir el tiempo que utilizamos el dispositivo. Hay aplicaciones que lo hacen por nosotros.
 
4. Evitar el móvil en momentos como las comidas, paseos… y procurar en lo posible no tenerlo a la vista.
 
5. Dejar de utilizarlo al menos una hora antes de ir a dormir, y mantenerlo fuera del dormitorio, evitando utilizarlo como despertador.
 
6. Intentar no consultar el móvil nada más levantarse.