Los expertos reclaman reformas pero también una pensión “mínima, suficiente y blindada”

La segunda sesión, “El futuro de las pensiones”, del XXX Curso de Economía para Periodistas de Información Económica, organizado por la Apie, evidencia las discrepancias entre los expertos, pero también muestra puntos de encuentro, como la necesidad de una pensión mínima “suficiente y blindada”. Rafael Doménech, Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, defiende que el Índice de Revalorización de Pensiones (IRP) sea del 2,5%, y no el 0,25% que aplica el Gobierno. Reclama un sistema de cuentas nocionales o individuales, de reparto, con pensión mínima blindada, tras un período de transición (en Suecia fue de 15 años). “La transparencia y las cuentas claras permiten planificar y tomar decisiones sobre el ahorro para la jubilación y sobre el momento de la retirada”, argumenta. Carlos Bravo, secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, advierte que la aplicación del factor de sostenibilidad (que entra en vigor a partir de 2019) ahora provocaría que la pensión media fuera un 16% más baja. Y que la reducción de la pensión acumulativa en el tiempo perjudica a los jóvenes. Defiende una proporción “razonable” entre la pensión y lo que se ha cotizado. Recuerda que la Constitución habla de una pensión “pública universal, obligatoria y suficiente”, aunque admite que la suficiencia “es un concepto jurídico indeterminado“. “En España hay pensiones que son claramente insuficientes“, remarca. Las cuentas nocionales “ampliarían la brecha entre hombres y mujeres y porque perjudicaría también a los autónomos”. Recuerda que “la esperanza de vida también depende del nivel de ingresos“. Diego Valero, presidente de Novaster, señala que “el verdadero problema es la suficiencia de la pensión”. Alerta de la pérdida de valor de ésta una vez comienza a cobrarse, que estima en un 10% en 10 años. La indexación de las pensiones tiene “consecuencias lesivas para los jubilados”. Propone una combinación entre pensiones mínimas suficientes (modelo de Suceia), un sistema que tenga más vinculación con la contribución realizada y edades flexibles de jubilación (Noruega), y un sistema complementario cuasiobligatorio en las empresas para sus trabajadores (Reino 4 Unido). Recuerda que “ningún ahorro es voluntario, nos tienen que obligar de algún modo a hacerlo”.