,

La “nueva” ITV

La patronal de la ITV (Inspección Técnica de Vehículos) asegura que esta inspección oficial evita, cada año, cerca de 5.000 accidentes, 170 muertes y 11.000 heridos al año; y a partir de ahora, podría evitar un número superior: el pasado 20 de mayo entró en vigor la nueva normativa que regula la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), convirtiéndola en un examen más exhaustivo y exigente en términos de seguridad y de prevención de la contaminación; a continuación, recogemos los principales cambios que establece:
 
Revisión de la Centralita. Quizás la novedad más reseñable. El técnico controlará la centralita del coche, mediante el conector OBD, para comprobar que no ha sido manipulada, así como su correcto funcionamiento. La intención es que este diagnóstico sirva pronto para revisar también el buen estado de los sistemas de seguridad (frenos ABS, airbag, etc.).
 
Estos tests electrónicos se realizarán en modo de prueba, y, por tanto, no serán vinculantes hasta el 10 de septiembre de este año. A partir de esta fecha habrá que ver si sube el número de “suspensos” de la ITV.
 
Adelanto de la ITV: Se podrá adelantar la inspección hasta 30 días antes de la fecha de caducidad, sin “perder días” de vigencia para la siguiente. Por ejemplo, si tuviéramos de plazo hasta el 25 de julio de 2018 para pasar la inspección y lo llevábamos un mes antes, el día 26 de junio, la siguiente ITV, mantendría la fecha de vencimiento original del 25 de julio.
 
Elección de centro: Después de recibir un informe desfavorable, podemos elegir en qué estación ITV queremos pasar la segunda revisión en la que buscaremos el aprobado.
 
Resultado de la Inspección: A partir de ahora solo hay tres resultados posibles: Favorable, Desfavorable (defectos graves) o Negativo (inhabilitado para conducir), desapareciendo el resultado “Favorable con defectos leves”.
 
Para pasar la ITV “a la primera”, los expertos recomiendan realizar, a lo largo del año, un mantenimiento adecuado del vehículo, revisar y arreglar los pequeños desperfectos y averías como las luces fundidas, etc., llevar el vehículo limpio -lo que denota cuidado-y revisar a conciencia los neumáticos, entre otros. Además, no olvide que en la entrada le solicitarán la acreditación de que cuenta con el seguro obligatorio en vigor.