,

El PSOE pide mejoras en las indemnizaciones del seguro deportivo obligatorio

El Grupo Parlamentario Socialista ha registrado en el Congreso una proposición no de ley sobre medidas para garantizar la salud en el deporte y la adaptación de las cuantías de indemnización del seguro obligatorio deportivo, dadas las diferencias con países del entorno de España.

El caso del jugador de rugby Alberto Alaiz, que sufrió una lesión medular en un partido de la cuarta división de la Federación de Madrid con pronóstico de tetraplejia y la indemnización de 12.000 euros que le corresponde según la ley, han sido determinantes para impulsar la iniciativa. El diputado Javier Antón, acompañado por Alaiz, entregaron en la cámara la proposición no de ley, que recuerda que el Real Decreto 849/1993 que regula el seguro obligatorio deportivo dicta que la primera actualización de las indemnizaciones debe hacerse en un plazo de 3 años, aunque “pasados 25 años no se ha procedido a la misma”. “Los seguros no están cubriendo de una manera digna las lesiones que padecen los deportistas federados. Debemos ser coherentes con el objetivo del deporte de potenciar 4 el derecho a la salud de los ciudadanos, buscando la protección en la práctica, evitando lesiones, y garantizando su cobertura sanitaria en el caso de producirse”, argumenta Javier Antón.

La iniciativa insta al Gobierno a actuar un plazo de 6 meses con medidas como adaptar a las distintas modalidades deportivas y actualizar las cuantías indemnizatorias del seguro, “para equipararse al resto de países de la Unión Europea”, según la previsión de estudios y riesgos recogida en la ley Orgánica de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje. España figura como el que tiene la indemnización más baja ante una lesión de tetraplejia en rugby con 12.000 euros. Francia es el que abona la cantidad más alta con 4,5 millones de euros, seguido de Irlanda (850.000), Escocia e Inglaterra (645.000) e Italia (120.000 euros).

La proposición pide también la aprobación de un plan de apoyo a la salud dentro de la actividad deportiva, que determine los riesgos comunes y específicos, según las diferentes necesidades de mujeres, hombres y menores de edad, así como a las específicas por razón de discapacidad, y las medidas de prevención, conservación y recuperación que puedan requerirse según los riesgos detectados. Un protocolo de actuación en deportes federados sobre la asistencia sanitaria y los dispositivos mínimos de ésta que debe haber en competiciones deportivas, figura también en la proposición, además de impulsar acuerdos con sociedades científicas, centros y profesionales de la medicina para estudiar las disciplinas con importantes riesgos para garantizar la salud del deportista.

También reclama la implantación en 2018 de los reconocimientos médicos previos obligatorios a los deportistas federados; la tarjeta de salud del deportista y un acuerdo con las mutuas colaboradoras con la seguridad social sobre programas de atención sanitaria a los deportistas, curación y recuperación de lesiones posibles. Y defiende un régimen de sanciones a las federaciones por incumplimiento de la obligación de suscripción o entrega del certificado individual del seguro obligatorio a los deportistas federados que participen en competiciones oficiales de ámbito estatal u otras que sean competencia de éstas.