El 65% de los autónomos no confía en poder mantener el nivel de vida tras la jubilación

El 65% de los autónomos confía poco o nada en poder mantener un nivel de vida similar al que lleva en la actualidad cuando se retire, según el Estudio de Preparación para la Jubilación 2016, de Aegon. El 21% considera estar “algo seguro” de poder disfrutar de un retiro cómodo. El 12% tiene la certeza de poder llevar un estilo de vida similar al de ahora durante su jubilación, y el 3% restante, ni siquiera lo sabe. Esta inseguridad de los autónomos españoles con respecto a su retiro viene condicionada por el nivel de ingresos que esperan tener durante su jubilación. Sólo un 30% espera tener unos ingresos similares a los actuales (entre un 80 y 100% del total); el 36% espera ganar menos de un 60% de sus ganancias en la actualidad; un 22% piensa que podrá disponer entre el 60 y el 80% de sus ingresos presentes y sólo el 12% restante cree que percibirá más de lo que está percibiendo durante su etapa en activo. Sin embargo, la preocupación de los autónomos sobre su jubilación no se corresponde con su nivel de ahorro. El nivel de ahorradores habituales (32%) en el colectivo de los autónomos es 5 puntos superior al de la media española. Por su parte, el 19% afirma que solo ahorra ocasionalmente para su jubilación mientras que el 22% reconoce que ahorró en el pasado pero que no lo hace en el presente. Finalmente, un 21% de los autónomos españoles se etiquetan como aspiracionales: tienen planeado ahorrar para su jubilación pero todavía no han empezado a hacerlo. El 8% restante, igual que la media española, no planifica absolutamente nada su retiro. Los autónomos españoles consideran que la pensión pública será un 57% del total de sus ingresos durante la jubilación, 7 puntos menos que la media española. Y confían mucho más que el resto de la media española en sus ahorros personales (32%) como fuente recurrente de ingresos durante su retiro, mientras que el 11% restante provendría de planes de pensiones privados. El 26% de los autónomos afirma tener un “plan alternativo” (ahorros, ayuda del cónyuge, pensión del gobierno o herencia) al que recurrir si se diera el supuesto de que no pudieran seguir trabajando antes de alcanzar su edad de jubilación. El 33% de los autónomos españoles ya se plantea una jubilación flexible en la que compatibilizar su pensión de jubilación con un trabajo a tiempo parcial. Por su parte, el 3 37% del colectivo, frente al 48% de media española, tiene planeado dejar de trabajar inmediatamente una vez alcance la edad necesaria para jubilarse mientras que 18% seguiría trabajando activamente con un horario laboral completo. Por último, el 12% restante todavía no se ha planteado cómo será su transición a su retiro.