,

¿Debe tener una Administración Pública contratado un Seguro contra incendios?

Es cierto que no es obligatorio contratar un seguro contra incendios, salvo que se suscriba un préstamo hipotecario (aunque no sea necesario hacerlo con la aseguradora del banco que da el crédito), pero no menos cierto es que resulta más que recomendable contratar, al menos, una póliza de incendios o, mejor, multirriesgo, que proteja nuestros bienes, porque no tener seguro puede salir muy caro.

Este ha sido el caso concreto de una Administración Pública: la Consejería de Justicia de la Generalitat de la Comunidad Valenciana deberá desembolsar 2,7 millones de euros para afrontar los costes originados por el incendio que sufrió la Ciudad de la Justicia de Valencia el pasado 10 de septiembre, si bien esta cifra incluye, además de las obras para arreglar los desperfectos, la contratación de personal para agilizar los trámites que están paralizados desde el siniestro.

El argumento ofrecido por esta Consejería para justificar tal falta de previsión se basaba en que asegurar contra incendios el edificio siniestrado “es caro y no es obligatorio”; sin embargo, la Consejería tendrá ahora que invertir 1,8 millones de euros para arreglar los desperfectos materiales, de los cuales, una gran parte, si no toda, hubiera sido aportada por el seguro, de haberlo tenido.

El caso comentado demuestra que, para proteger los bienes públicos, al igual que hacemos con nuestros hogares, la decisión más eficiente es contratar un seguro que cubra accidentes.