,

Cuidado con los ronquidos

Si por las noches se despierta con su propio ronquido; por el día se siente cansado y con sueño, le duele la cabeza al despertar y le cuesta recordar o concentrarse, preste atención, porque estas señales podrían avisarle de que padece el síndrome de apneas obstructivas del sueño (SAOS) uno de los trastornos del sueño más frecuentes, después del insomnio.
 
La persona que padece SAOS deja de respirar mientras duerme debido a que sus vías respiratorias quedan obstruidas y el aire apenas llega o no llega a los pulmones. Pueden pasar segundos o incluso hasta dos minutos, antes de que el esfuerzo para lograr respirar nos despierte. Durante este proceso de hipoxia, los niveles de oxígeno en sangre descienden, mientras suben los de dióxido de carbono en todo nuestro organismo. Y es algo que puede suceder unas pocas veces o cientos de veces durante la noche, dependiendo del grado de severidad del problema.
 
Es una patología que, si no se trata, puede producir enfermedades cardiovasculares (ictus y fallo cardíaco, especialmente), hipertensión, obesidad, etc.; afectar a la memoria, la concentración y el estado de ánimo y estudios recientes lo relacionan con la aparición de diabetes, depresión e incluso el cáncer. Por otro lado, tiene claras consecuencias en la relación de pareja, y laborales, dado el descenso del rendimiento, además de suponer un claro riesgo para realizar actividades que requieran atención continua, como la conducción.
 
Bajar de peso, no beber alcohol por la noche y realizar cenas ligeras son las primeras y sencillas medidas que le ayudarán. Además, no se automedique, el médico podrá prescribirle el mejor tratamiento para su caso, entre los que se encuentran una mascarilla (CPAP), que proporciona un flujo constante de oxígeno mientras dormimos, y otras alternativas, como la cirugía, mientras, en los casos más leves, un aparato odontológico (aparatos de avance mandibular) podría aliviar o incluso solucionar el problema.
 
Como ve, el ronquido no es objeto de broma. Si reconoce como propios los síntomas descritos, no lo dude, acuda al especialista en medicina del sueño, quien realizará un diagnóstico adecuado, y estudiará el mejor tratamiento para que pueda disfrutar del sueño, un proceso fisiológico que es absolutamente vital para la salud física y mental.