, ,

Las terribles consecuencias de la gota fría

Todos los otoños están marcados por la bajada de las temperaturas y las lluvias, pero este año la gota fría ha tenido consecuencias devastadoras en numerosas Comunidades Autónomas e incluso ha habido que lamentar pérdidas mortales. En Orihuela, Alicante, cayeron en un solo día más de 200 litros por metro cuadrado y las precipitaciones y las inundaciones provocaron el cierre de más de 80 carreteras en varias provincias del Levante y Andalucía.

Afortunadamente, en España tenemos el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), un organismo especial y único en el mundo, que ofrece cobertura a través de las pólizas que contratamos y brinda cierta tranquilidad ante un contratiempo de esta magnitud. Según sus propios datos, los daños que ha dejado esta gota fría, la peor en 140 años, ascienden a 200 millones de Euros y se estima entre 27.000 y 30.000 el número de asegurados afectados. Por su parte, Asaja calcula que las tormentas han arruinado más de 300.000 hectáreas de cultivos. Las hortalizas, olivares, cítricos y viñedos han sido los cultivos más afectados.

No se puede saber con antelación la virulencia con la que va a descargar una gota fría o cualquier otra catástrofe natural, pero sí podemos tener un seguro a todo riesgo que nos ayude a la hora de reparar los destrozos causados por la furia de los elementos.

Estos seguros pueden cubrir los daños infringidos en vehículos estacionados en el exterior (techos abollados, lunas rotas o desperfectos en el motor) o los deterioros ocurridos en viviendas y propiedades, como cristales rotos, antenas parabólicas caídas, desperfectos ocasionados por el agua en electrodomésticos y muebles, etc. Tampoco podemos olvidarnos de los animales de granja afectados o los cultivos estropeados como consecuencia de las tormentas, las inundaciones o el granizo. Cuanto más amplio sea el seguro que hemos contratado, más quebraderos de cabeza podremos evitar, y para eso lo mejor es recurrir siempre a tu corredor de confianza.

 Tipos de seguros de salud

Los seguros de salud, al igual que ocurre con los de coche o de vida, se diferencian mucho entre sí para adaptarse a las particularidades de cada cliente y así ofrecer las mejores prestaciones. Entre las más comunes se encuentran las pólizas de Asistencia Sanitaria, en las que el asegurado recibe prestaciones de servicios y coberturas dentro de un cuadro de profesionales y centros concertados de la compañía.

 

Entre los clientes con un alto poder adquisitivo cuentan con gran popularidad los seguros de Reembolso de Gastos Médicos como. Con esta modalidad el asegurado tiene la posibilidad de acudir a cualquier centro hospitalario y obtener cualquier tipo de atención médica. El paciente abonará los gastos y más tarde la aseguradora se encargará de reembolsar el dinero, normalmente entre el 80% y el 90% del total de la factura. Este tipo de póliza suele ser tener una prima más elevada que los seguros de Asistencia Sanitaria.

Por último, encontramos los seguros de indemnización. Se trata de pólizas de salud que otorgan una cantidad económica al asegurado en caso de hospitalización o incapacidad temporal que impida que éste pueda desarrollar su trabajo o profesión habitual. La cantidad de dinero se fija previamente en el contrato del seguro de asistencia sanitaria.

¿Qué seguro de salud es más recomendable?

Antes de decantarte por un seguro médico u otro, es importante que te pares a pensar qué coberturas y qué servicios vas a necesitar realmente. ¿Viajas mucho al extranjero? Te interesa contar con asistencia sanitaria internacional. ¿Tienes la intención de tener hijos en un futuro? Observa con detenimiento los servicios que la compañía ofrece en relación al embarazo, parto y postparto.

Como es lógico, también debemos pensar en nuestro bolsillo. Sin embargo, es fundamental que no prescindamos de coberturas esenciales con el objetivo de conseguir el seguro más barato. Por ello, desde iBrok Seguros te recomendamos comparar entre las diferentes ofertas que presentan las compañías, para que encuentres el precio más adecuado a tus necesidades.

Para ahorrar en tu seguro médico privado puedes optar por una póliza con coberturas básicas, que cubre las consultas médicas pero no suele contemplar las hospitalizaciones ni las pruebas diagnósticas. Aunque no sea la póliza más completa, podrás disfrutar de las ventajas de la rapidez de la sanidad privada, así como los mejores profesionales y la más alta tecnología.

En el caso de que quieras contar con un seguro más completo, puedes contemplar la opción de contratarlo con copago, y disfrutar de algunas coberturas que no están en los seguros médicos más básicos como la dental. De esta forma podrás acceder a una mayor cantidad de servicios abonando parte del coste de los mismos cada vez que los utilices. Si prefieres tener la tranquilidad de saber lo que vas a pagar cada año, puedes eliminar los copagos -eso sí, asumiendo una prima más elevada-.

¿Qué debo tener en cuenta antes de contratar un seguro de salud? Límites, carencias y copagos

Los límites del seguro de salud es una parte muy importante que no debemos olvidar a la hora de contratar una póliza con cualquier compañía. Probablemente, el límite más importante es el de días de hospitalización. Lo habitual es que las compañías cubran unos determinados días que pueden variar entre los 30 y los 90. En el improbable caso de que llegaras a pasar en el hospital más de estos 30-90 días estipulados en un año, en función de la compañía, los gastos podrían correr de tu bolsillo.

 

De esta forma, también existen otros límites y exenciones que, si bien son menos comunes, es importante conocerlos. Las aseguradoras de salud no suelen cubrir aquellos daños producidos en situaciones de guerra, en epidemias declaradas oficialmente y en catástrofes nucleares o radiactivas.

Otro de los factores a tener en cuenta son las carencias. Este elemento cobra especial importancia cuando hablamos del embarazo. Las compañías suelen establecer un periodo de carencia de entre unos 8 y 24 meses para todo lo relacionado con el embarazo e, incluso, podemos encontrar aseguradoras que no le ofrezcan seguro de salud a una mujer ya embarazada. También suelen existir carencias de 6 meses para las estancias hospitalarias y las intervenciones quirúrgicas.

Por último, aunque ya lo hemos mencionado anteriormente, hay que tener en cuenta los copagos. Si hemos contratado un seguro de salud con copago, la compañía nos cobrará una cantidad adicional por la utilización de determinados servicios médicos y sanitarios. Algunas de las garantías que suelen contar con copagos (en aquellas pólizas que incluyen esta posibilidad) son el servicio de enfermería, la utilización de la ambulancia, cursos de preparación al parto o urgencias.

 

Revisa tus condiciones antes de cada renovación anual

Las renovaciones automáticas por años que hacen las compañías aportan mucha comodidad al cliente, pero en muchas ocasiones pueden suponer una oportunidad para mejorar el precio del seguro médico. De hecho, es posible que la prima aumente, pero al ser renovado de forma automática puede que no nos demos cuenta hasta que sea demasiado tarde.

Por esta razón, te recomendamos comparar las diferentes ofertas antes renovar tu póliza. Es una posibilidad fantástica para ahorrar, ya que las condiciones (tanto del mercado como las tuyas propias) pueden haber cambiado de un año a otro. Es importante, eso sí, tener en cuenta que si decides rescindir el contrato tendrás que avisar con, al menos, un mes de antelación a la compañía. En este caso, además deberás asegurarte de que tu nueva compañía no te aplica carencias al provenir de otra aseguradora y que no te aplica exclusiones de posibles dolencias que en cambio sí estén cubiertas en tu actual póliza.

 

¿Cómo seleccionar a la mejor compañía?

Elegir compañía para contratar un seguro de salud no es una cuestión sin importancia. No hay que olvidar que estamos hablando de tu salud y la de los tuyos, por lo que es fundamental acertar con la aseguradora desde el primer momento. Por eso queremos darte algunos consejos que te ayuden con esta elección.

En primer lugar, debemos fijarnos en la experiencia de la compañía en el sector de los seguros de salud. Idealmente, si tu compañía te ofrece unas condiciones económicas y de cobertura adecuadas cada año, lo más seguro es mantenerse con una misma compañía de salud toda la vida, para evitar que, en el cambio de compañía, la nueva aseguradora no te cubra alguna dolencia adquirida. Por lo tanto, lo más aconsejable es apostar por una compañía especializada en Salud, con una gran estabilidad demostrada y un largo histórico de prestaciones, que te den la seguridad de que no va a desaparecer en los próximos 10 o 20 años. Desde este punto de vista, optar por aseguradoras de nueva creación o pólizas de aseguradoras especializadas, por ejemplo, en seguros de coche, pero con poco recorrido en salud, no es lo más recomendable, salvo que su oferta compensen ampliamente esta falta de experiencia.

Y es que el análisis debe ir más allá de la propia experiencia. Es importante comprobar los profesionales que conforman su cuadro médico, así como los hospitales y centros concertados con la compañía. En este punto también es relevante observar cuáles de estos centros y profesionales se encuentran cerca de nuestra casa. Por último, debes estudiar las opciones de personalización que te ofrece la compañía, ya que solo así podrás conseguir el seguro médico privado que mejor se adapte a tus necesidades y a tu bolsillo.

 

Pregúntale a los expertos en Seguros

¿Qué tipo de Seguros de Salud existen?

Existen tres tipos: la Póliza de Cuadro Médico, que da acceso a servicios médicos ilimitados dentro del cuadro médico de la aseguradora. En este tipo hay dos modalidades: con copago y sin copago.

Los Seguros Médicos Sin Hospitalización, que son la opción más económica ya que no cubre las estancias en hospital ni las cirugías que las requieran.

El Seguro Médico de Reembolso, donde el asegurado puede elegir cualquier centro hospitalario y cada vez que acuda al médico, deberá abonar el precio de la visita. Posteriormente su compañía le reembolsará el importe acordado (puede ser total o parcial).

¿Qué son los copagos?

Es la parte del coste que asume el asegurado cada vez que este hace uso de un servicio. Desde el punto de vista de las compañías, los copagos ayudan a que los clientes hagan un uso responsable de los servicios médicos, y hacen que la prima sea menor. Usualmente los copagos suelen ser una cantidad fija.

¿Qué es el periodo de carencia?

Es el tiempo que ha de transcurrir entre el día en que se contrata el seguro y el día en el que puedes hacer uso de un determinado servicio. No se suele aplicar en todos los seguros ni en todas las coberturas, por tanto, antes de firmar tu póliza médica debes informarte bien sobre los periodos de carencia que se te van a aplicar.

¿Hasta qué edad se puede tener un seguro médico?

Hay muchas compañías que no aseguran a personas mayores de una determinada edad (suele rondar los 60 o 65 años) debido a que podrían requerir una atención especial con revisiones periódicas y una asistencia sanitaria diferente. Te recomendamos aclarar con nuestros consultores especialistas en seguros de salud la edad máxima de cada compañía llamando al 922 28 58 20.

Seguro de Eventos y Espectáculos en Canarias

 

Sabias que si Organizas un Espectáculo o Evento en Canarias; o bien si te dedicas habitualmente a ello,  desde el año 2013 el Gobierno de Canarias obligó a través de un Real Decreto (86/2013) a la contratación de un seguro de Responsabilidad Civil que cubra las reclamaciones por daños a terceros derivados de la organización del evento.

¿Qué debe cubrir este Seguro?

Este seguro debe cubrir la responsabilidad civil que sea imputable  a las personas titulares de los establecimientos o a las personas organizadoras o promotoras de los espectáculos públicos (directa, solidaria o subsidiariamente). Por tanto el organizador deberá responder de los daños personales y materiales y los perjuicios consecuenciales ocasionados a los usuarios o asistentes y a sus bienes;  siempre que dichos daños y perjuicios hayan sido producidos como consecuencia de la gestión y organización del evento o espectáculo.

¿Qué suma asegurada necesito contratar?

El capital asegurado en la póliza responsabilidad civil dependerá del aforo del evento o espectáculo:

Según el aforo máximo la póliza  se deberá contratar por las siguientes sumas aseguradas:

  • Hasta 100 asistentes de aforo: 300.000€
  • Hasta 150 asistentes de aforo: 400.000€.
  • Hasta 300 asistentes de aforo: 600.000€
  • Hasta 500 asistentes de aforo: 750.000€
  • Hasta 1.000 asistentes de aforo: 900.000€
  • Hasta 1.500 asistentes de aforo: 1.200.000€
  • Hasta 2.500 asistentes de aforo: 1.600.000€
  • Hasta 5.000 asistentes de aforo: 2.000.000€
  • Cuando el aforo autorizado sea superior a 5.000 asistentes se incrementará la cantidad mínima de la suma asegurada en 60.000€ euros por cada 1.000 asistentes o fracción de aforo autorizado superior a 5.000, hasta llegar a los 6.000.000€.

Si el Evento o Espectáculo se realiza en la Vía Pública  o en otros espacios abiertos de uso público no delimitados requiere la contratación de una póliza de seguro de responsabilidad civil por una cuantía mínima de 600.000€ de suma asegurada. Sin embargo, si por las características del lugar y del espectáculo se puede hacer una valoración aproximada del aforo, se debe aplicar la escala indicada.

Puedes consultar aquí el RD 86/2013, Reglamento de actividades clasificadas y espectáculos públicos.

Un juzgado anula una multa de Tráfico por no aparecer en el FIVA

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 3 de León ha dictado una sentencia por la que estima un recurso interpuesto por una conductora a la que la Dirección General de Tráfico le había impuesto una sanción de 1.500 euros, por no figurar en el Fichero Informativo de Vehículos Asegurados (FIVA) a pesar de que se encontraba al corriente de pago de la póliza. La joven fue sancionada en enero de 2016 por un agente de la Policía Local, a pesar de que había pagado desde el año 2011 ininterrumpidamente su seguro. Al consultar el policía el FIVA, el automóvil apareció como “no asegurado”.

El mismo día en el que se produjo la denuncia, la joven se presentó en las oficinas de la DGT en León para demostrar recibo en mano que estaba al corriente de sus obligaciones. Tráfico no atendió sus explicaciones y continuó el procedimiento sancionador, que comportaba una multa de 1.500 euros. Pese a todos los certificados que acreditaban que la sancionada tenía seguro, y por tanto no procedía que se la sancionara, pues la infracción era por “no tener seguro en vigor”, la DGT confirmó la sanción y ella se vio obligada a abonarla.

Finalmente se interpuso demanda ante los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo y en prueba la aseguradora volvió a confirmar que la sancionada estaba asegurada desde 2011 de manera ininterrumpida. Pese a ello, la DGT en el juicio insistió en que se la debía sancionar, sin valorar los certificados aportados debidamente.

,

¿CONOCES TUS DERECHOS COMO VIAJERO?

Perder una maleta, estar horas en el aeropuerto por retrasos,
que haya overbooking en tu vuelo… ¿A quién no le resultan
familiares estas palabras? Todos hemos vivido situaciones adversas
en las que no puedes hacer nada más que esperar en
un aeropuerto.

Normalmente, la mayoría de pasajeros carecen de los conocimientos
o experiencia necesaria para hacer valer correctamente
sus derechos como consumidores, en especial cuando
se trata de las circunstancias relativas a la cancelación o el
retraso de un vuelo. Según el Reglamento (UE) 261/2004, los
pasajeros aéreos tienen derecho a recibir una indemnización de
entre 125 y 600 euros por persona (independientemente del
precio pagado por el billete) en caso de que el vuelo se retrase,
se cancele o esté sobrevendido y la línea aérea no lo haya
podido evitar. El nivel de la indemnización a la que puede tener
derecho lo determina la distancia del vuelo, duración del retraso
y las circunstancias que rodean dicho retraso, cancelación o
sobreventa.

A pesar de las normas establecidas por dicho Reglamento, la
experiencia más común es que las líneas aéreas rechacen, sin
ningún fundamento, las reclamaciones de indemnización de los
pasajeros. En este punto es recomendable ponerse en manos
expertas y dejarse asesorar para hacer valer tus derechos en
igualdad de condiciones con las líneas aéreas. Este tipo de acción
legal casi colectiva, en la que un grupo de consumidores
defiende sus derechos ante de un tribunal, hace que el proceso
de reclamación sea más eficiente y que sea mucho más probable
tener éxito que si se hace de manera individual.

,

EL MYSTERY SHOPPER LLEGA AL SECTOR ASEGURADOR

El Mystery Shopper es una técnica utilizada para
medir la calidad de la atención al cliente por parte
de las empresas. Los clientes misteriosos actúan
como clientes normales que realizan una compra
o consumen un servicio con el objetivo de evaluar
el servicio recibido por los vendedores. Durante la
compra, la figura del Mystery Shopper debe realizar
diversas actividades como comprar un producto,
hacer preguntas o registrar quejas para finalmente
proveer reportes detallados sobre sus experiencias.
Una vez finalizado el encargo, el cliente misterioso
tendrá que rellenar un minucioso cuestionario y
contestar a preguntas sobre todo lo que ha observado
durante su experiencia como comprador. Las
preguntas de estos cuestionarios varían en función
de la actividad de cada empresa, algunos ejemplos
podrían ser: ¿El camarero le atendió a los 5 minutos
de llegar?, ¿Le comentó el dependiente que ese
mes había una promoción especial?, ¿Le solucionó
las dudas de manera rápida y eficaz?, entre otras.

El motivo por el cual se llama Mystery Shopping
es que a los inspectores de servicios se les exige
llevar a cabo sus valoraciones objetivamente y sin
llamar la atención, evitando que los dependientes o
vendedores les traten de forma diferente o especial
al del resto de clientes.
Recientemente, la técnica del Mystery Shopper ha
llegado al sector asegurador de la mano de la DGSFP
que va a iniciar acciones de Mystery Shopping
en las aseguradoras con el objetivo de detectar malas
prácticas en la comercialización de productos
aseguradores. Esta técnica tiene la aprobación de la
nueva Ley 20/2015 de 14 de julio, de ordenación,
supervisión y solvencia de las entidades aseguradoras
y reaseguradoras, cuyo artículo 124 permite
al supervisor realizar inspecciones sin que los
inspectores se identifiquen. Una forma de trabajar
que, desde hace tiempo, también se utiliza en otros
sectores como el financiero.

La práctica de este método se extiende a los mediadores,
ya que pueden ser objeto de visitas de estos
compradores misteriosos (en este caso inspectores
de la DGSFP) quienes comprobarán como meros
clientes de qué manera se comercializan los diferentes
productos aseguradores y así poder levantar
actas de inspección en caso de ser necesario. El
Mystery Shopping llega como nuevo instrumento en
el sector y convertirse en una palanca que sirva para
orientar los sistemas de distribución a la protección
del cliente.

,

6 CONSEJOS PARA PREVENIR EL ACOSO DIGITAL

En los últimos años el uso de los dispositivos digitales con conexión a Internet ha supuesto nuevas formas de vincularse y comunicarse entre las personas. Esta nueva forma de comunicación supone una gran oportunidad y múltiples ventajas para los
adolescentes, pero también requiere estar preparado para evitar situaciones desagradables. Los adolescentes tienen derecho al uso de la tecnología en un entorno virtual seguro, libre de acoso, burlas, peleas y cualquier tipo de humillación.

Para hacer frente al ciberacoso hay que tomar acciones preventivas y saber responder ante el bullying de manera eficaz en caso de que este se produzca. No hay un factor  determinante para sufrir acoso, lo sufren niños y niñas, pobres y ricos, gente de
ciudades grandes o pequeñas, etc., Por lo que hay que estar siempre prevenido.

Consejos para prevenir el acoso por Internet son éstos:
1. Habla con tu hijo: Habla con tu hijo sobre el
ciberbullying y otros problemas relacionados con
el mal uso de Internet. Los adolescentes tienen
que comprender que el acoso es inaceptable y
que todos tienen derecho a ser tratados con respeto.

2. Escucha a tu hijo: Tómate en serio lo que te
diga sobre el bullying. Anímale a hablar y a buscar
ayuda en los profesores y docentes del colegio.

3. Estate atento: Atento a las señales, tu hijo
puede ser víctima del bullying. Algunos de los síntomas
que puede presentar son ansiedad, miedo
a ir al colegio o disminución del rendimiento.

4. Comunícate con el colegio: Si notas que tu
hijo está cambiando su actitud y crees que puede
ser víctima del bullying, comunícate con el colegio
y comenta la situación para hacerles partícipes del
problema.

5. Fija reglas del uso de Internet: Pon una serie
de normas para el buen uso de Internet. Habla
de forma clara con tus hijos sobre los sitios que
puede visitar en la red y limita el tiempo de uso
de Internet.

6. Responsabilidad digital: Haz hincapié sobre
la necesidad de pensar antes de publicar. Recuérdale
que una vez que un archivo está publicado en
Internet, dejamos de tener control sobre quién lo
ve y quién lo recibe.

,

AUMENTAN LAS CONTRATACIONES DE SEGUROS DE IMPAGO DEL ALQUILER

Uno de los principales temores de los propietarios
de viviendas al alquilarlas es que los arrendatarios
dejen de pagar las mensualidades correspondientes,
especialmente en momentos de crisis como el
que estamos viviendo en España los últimos años.
Este hecho repercute muy negativamente en el
arrendador, quien debe invertir tiempo y energía en
un proceso judicial largo y costoso. Debido a este
miedo, entre otras cuestiones, hay propietarios que
no se deciden a poner su propiedad en alquiler.

Una buena solución para tener las espaldas cubiertas
en dicha situación es contratar los seguros
de impago del alquiler. Según datos del Observatorio
Español de Alquiler (OESA), la contratación de
seguros por impago del alquiler se multiplicó 2,5
veces en el 2014, tras haberse triplicado ya en el
2013. Estos datos hacen pensar que la tendencia
seguirá creciendo en los próximos años, pues el
mismo Observatorio Español de Alquiler apunta
que el 25% de los alquileres que se cierran actualmente
en España, ya cuentan con este tipo de
seguro. Es más, la previsión del OESA es que uno
de cada dos alquileres realizados en España en
2017, se cubra con un seguro de alquiler.

Este aumento de contratación de los seguros de
impago del alquiler se debe a que, en los años de
crisis, la morosidad ha crecido mucho. Concretamente,
durante los años 2013 y 2014, la morosidad
media sobre los arrendamientos urbanos se
incrementó en un 11,9% y, según datos del “VII
Estudio FIM sobre morosidad de arrendamientos
en España 2014”, elaborado por Alquiler Seguro
a partir de datos del Fichero de Inquilinos Morosos
(FIM), la cantidad media de morosidad en los alquileres
era de 6.489 euros. Con estas cifras, es
comprensible que los arrendadores quieran alquilar
su casa con seguridad y prevenir los posibles
problemas.

¿Pero qué ofrecen exactamente estos seguros?
Cada póliza es distinta en términos generales, los
seguros de impago de alquiler cubren las mensualidades
que el inquilino moroso no ha pagado
(generalmente, hasta 12 meses). En caso de llegar
a juicio y que el propietario se viera obligado a solicitar
el desahucio del inquilino moroso, el seguro
también cubriría su defensa y el asesoramiento
legal. Debemos tener en cuenta que, como en
todos los seguros, hay distintos tipos de cobertura
dependiendo de cada compañía aseguradora.

En cualquier caso y según revelan las cifras, parece
que a los propietarios les compensa pagar un
seguro de impago de alquiler, que ronda los 250
euros anuales, y ganar en tranquilidad.

,

¿CÓMO AFECTA EL FRÍO A MI VEHÍCULO?

Pese a estar viviendo un invierno inusualmente templado, los meses de enero y
febrero suelen ser los más fríos del año y aquellos en los que debemos prestar
especial consideración a los efectos que las bajas temperaturas pueden ocasionar
a nuestro coche, sobre todo si “duerme” a la intemperie.

Cuando el termómetro desciende hasta temperaturas cercanas a los 0ºC o incluso
por debajo, de manera reiterada, los líquidos como el de frenos, el lubricante y
el refrigerante, pueden congelarse y la batería pierde capacidad para suministrar
corriente (hasta la mitad de su potencia a -10ºC) lo que dificulta el arranque.
Por ello, debemos revisar frecuentemente el estado de estos líquidos, y cuando
realicemos el arranque en frío del coche, es fundamental esperar unos minutos
para que el motor se lubrique bien y alcance la temperatura adecuada (80ºC),
evitando dar acelerones que desgastarán la mecánica del motor, acortando considerablemente su duración.

El frío afecta a la presión de los neumáticos, cuyo buen estado es crucial para una
conducción segura, por lo que es importante que los vigilemos.

Entre las piezas que más sufren, están las gomas, que pierden elasticidad. Para
evitar que se dañen los limpiaparabrisas, basta con colocar un tapón de corcho
entre la goma y el cristal. Igualmente, para resguardar el parabrisas del hielo, puedes
colocar un parasol de aluminio o incluso un cartón, y si hay hielo, debemos
rascar, nunca picar ni echar agua caliente que pueda provocar la fractura de la
luna.

En resumen, lo ideal es dejar el coche resguardado en un lugar cerrado, pero si no
es posible, intentar protegerlo con pequeños trucos y realizar un rápido chequeo
de su estado antes de iniciar cualquier trayecto.

,

Derechos y libertad del consumidor

Es relativamente habitual que entidades financieras
intenten imponer a sus clientes la contratación de
una póliza de seguros de una compañía concreta a
cambio de la concesión o mejora de las condiciones
de algún producto financiero, como un préstamo.
En esta tesitura, el cliente se siente muchas
veces obligado a contratar un seguro que no ha
elegido, quizás no necesite y que en cualquier caso,
no recoge sus necesidades.

Esto resulta especialmente frecuente en el caso
de los créditos hipotecarios, en los que el banco
presiona para que el cliente contrate el seguro del hogar y/o
de vida, bajo el argumento de que dichos seguros
son de carácter obligatorio. Se trata sin embargo de
una justificación falsa, ya que el único seguro que
tiene este carácter es el de incendios.

A pesar de que muchas entidades financieras siguen
actuando en la misma línea, el consumidor
debe saber que no está obligado a aceptar dichas
imposiciones, ya que la Ley defiende su derecho a
la libre elección. Como siempre, tener la información
necesaria facilitará al usuario tomar la mejor
decisión.