,

AUMENTAN LAS CONTRATACIONES DE SEGUROS DE IMPAGO DEL ALQUILER

Uno de los principales temores de los propietarios
de viviendas al alquilarlas es que los arrendatarios
dejen de pagar las mensualidades correspondientes,
especialmente en momentos de crisis como el
que estamos viviendo en España los últimos años.
Este hecho repercute muy negativamente en el
arrendador, quien debe invertir tiempo y energía en
un proceso judicial largo y costoso. Debido a este
miedo, entre otras cuestiones, hay propietarios que
no se deciden a poner su propiedad en alquiler.

Una buena solución para tener las espaldas cubiertas
en dicha situación es contratar los seguros
de impago del alquiler. Según datos del Observatorio
Español de Alquiler (OESA), la contratación de
seguros por impago del alquiler se multiplicó 2,5
veces en el 2014, tras haberse triplicado ya en el
2013. Estos datos hacen pensar que la tendencia
seguirá creciendo en los próximos años, pues el
mismo Observatorio Español de Alquiler apunta
que el 25% de los alquileres que se cierran actualmente
en España, ya cuentan con este tipo de
seguro. Es más, la previsión del OESA es que uno
de cada dos alquileres realizados en España en
2017, se cubra con un seguro de alquiler.

Este aumento de contratación de los seguros de
impago del alquiler se debe a que, en los años de
crisis, la morosidad ha crecido mucho. Concretamente,
durante los años 2013 y 2014, la morosidad
media sobre los arrendamientos urbanos se
incrementó en un 11,9% y, según datos del “VII
Estudio FIM sobre morosidad de arrendamientos
en España 2014”, elaborado por Alquiler Seguro
a partir de datos del Fichero de Inquilinos Morosos
(FIM), la cantidad media de morosidad en los alquileres
era de 6.489 euros. Con estas cifras, es
comprensible que los arrendadores quieran alquilar
su casa con seguridad y prevenir los posibles
problemas.

¿Pero qué ofrecen exactamente estos seguros?
Cada póliza es distinta en términos generales, los
seguros de impago de alquiler cubren las mensualidades
que el inquilino moroso no ha pagado
(generalmente, hasta 12 meses). En caso de llegar
a juicio y que el propietario se viera obligado a solicitar
el desahucio del inquilino moroso, el seguro
también cubriría su defensa y el asesoramiento
legal. Debemos tener en cuenta que, como en
todos los seguros, hay distintos tipos de cobertura
dependiendo de cada compañía aseguradora.

En cualquier caso y según revelan las cifras, parece
que a los propietarios les compensa pagar un
seguro de impago de alquiler, que ronda los 250
euros anuales, y ganar en tranquilidad.