,

Abejas y Apicultores viajan protegidos

Aunque con algo de retraso este año, la floración llegó y con ella se puso en marcha el laborioso proceso para que, gracias a las abejas y con la ayuda del apicultor, la miel llegue a nuestra mesa.
 
Puede que no sepa que España es el principal productor de miel de la Unión Europea y que con todas las colmenas que existen en Europa, más de 17 millones, no se produce suficiente miel para el consumo de los europeos, por lo que hay que recurrir a China y a otros países para abastecernos. Otro dato curioso sobre esta actividad es que como en la ganadería, también existe la apicultura trashumante, o lo que es lo mismo, las colmenas viajan de un lugar a otro para aprovechar las floraciones en las distintas regiones; abejas y apicultores recorren kilómetros en busca de nuevas flores para obtener las mieles de azahar, de romero, de tomillo, etc.
 
Si llegados a este punto, lo de ser apicultor le parece una buena idea para completar sus ingresos o para cambiar de profesión, tendrá que saber que la práctica de la apicultura implica una serie de requisitos legales, como darse de alta como autónomo en la Agencia Tributaria u obtener un Código de Explotación Ganadera en las Oficinas Comerciales Agrarias, si se decide a tener colmenas, entre otros aspectos.
 
Además, ser empresario apicultor acarrea muy variados riesgos, por lo que contratar un seguro de responsabilidad civil es absolutamente aconsejable, si bien, aquí la cantidad importa, porque no son asegurables las explotaciones en las que el número de colmenas sea inferior a ocho. Su corredor de seguros conoce las coberturas básicas que necesita -frente a lluvia torrencial, viento huracanado, inundaciones o golpes de calor- pero además podrá recomendarle proteger sus colmenas frente a otros riesgos, como la sequía, el hurto o el desabejado repentino provocado por depredadores como el abejaruco, por citar algunas.