,

7 de cada 10 empresas mal aseguradas cierran por siniestros. “Caer está permitido, pero levantarse es obligatorio”

La historia que te contamos comienza en
Burgos en 1952. Su protagonista se llama
José Luis. Un hombre inquieto que quiso ser
tenor, aunque las circunstancias le condujeron
a trabajar en una editorial y, después, en
un laboratorio farmacéutico.

Un buen día encontró una nave industrial
abandonada. Habló con su socio, Clemente,
y cada uno de ellos desembolsó 1 millón
de las antiguas pesetas. Comenzaron su
actividad con 8 empleados.“Apenas consiguieron
matar 10 cerdos el primer día”.

Su empresa creció. Se llama Campofrío. Es
una multinacional española líder en Europa y
una de las 5 mayores empresas del mundo
en su sector.

Acaba de sufrir un incendio y su fábrica de
Burgos ha quedado destruida. Los incendios
son los siniestros más habituales en
las empresas industriales españolas: suponen
el 45% de las indemnizaciones y suman
378 millones de euros.

Sin embargo, según UNESPA, el total de
los siniestros industriales en nuestro país
implican compensaciones por valor de
848 millones cada año, ya que 501.297
establecimientos están protegidos por
una póliza de multirriesgo industrial; los
cuáles declaran anualmente 188.085 siniestros
a sus aseguradoras tras haber
sufrido algún tipo de incidente.

Los empresarios españoles somos valientes
y no tiramos la toalla, la utilizamos para secarnos
el sudor de la frente y seguir creando
riqueza.

Los siniestros de las empresas siempre los
paga “alguien”. Por desgracia, muchas veces,
los propios empresarios cuando están
mal asegurados. Tras un siniestro importante,
7 de cada 10 empresas desaparecen
por NO haber contratado correctamente
sus seguros. Conocer el riesgo
y minimizarlo con una adecuada cobertura
aportará a tu empresa seguridad, competitividad,
incluso en ocasiones podría suponer
la supervivencia de tu negocio; por ejemplo
con un seguro de paralización de actividad
del negocio.

Después vienen las lamentaciones… Cuando
caminas tropiezas y, a veces, te caes…
El empresario que cierra su negocio aparca
para siempre un proyecto profesional de
toda una vida. Se queda sin dinero, sin trabajo,
sin ilusión y, es muy posible, que deba
enjugar algunas deudas.

En esta vida casi todo tiene remedio. Por
eso podemos asesorarte correctamente
para proteger tu fuente de ingresos.

Cualquier empresario puede hacer realidad
sus sueños. Tú también…