,

Pequeños electrodomésticos, grandes soluciones

Ahora que estamos pasando más tiempo en casa, mucha gente ha retomado antiguos hábitos como las manualidades, cocinar en familia o desempolvar la bicicleta estática del trastero para hacer un poco de ejercicio. Al estar confinados en el hogar, lógicamente utilizaremos más los
electrodomésticos y pequeños aparatos, así que no está de más revisar que se encuentran en perfectas condiciones, ya que les vamos a dar bastante más uso del que acostumbramos.

Neveras, microondas, tostadoras o batidoras son objetos de uso cotidiano que no apreciamos hasta que se estropean y por eso mismo hay que asegurarse de que en caso de sufrir algún accidente, podemos solucionarlo de la mejor manera posible. No sólo por las incomodidades que pueden suponer, sino porque también pueden implicar un desembolso económico importante.

Las pólizas de seguros de hogar suelen cubrir los electrodomésticos que se encuentran dentro de la casa, pero si tenemos alguna duda al respecto, lo mejor es consultar siempre con un profesional.

,

Entretenimiento de altos vuelos

Últimamente se han puesto muy de moda los drones, esos robots voladores con cámara y control remoto que hasta hace unos años parecían cosa del futuro. Ahora se están utilizando tanto para uso particular y de entretenimiento como para uso profesional, y de hecho, están siendo de gran ayuda para que la policía y la guardia civil puedan controlar las calles y enviar avisos a la población desde el aire durante estas semanas de confinamiento por el coronavirus.

Además de la labor social puntual que están realizando en estos momentos, cuando todo esto termine, muchas personas querrán seguir utilizándolos, así que hay que recordar que, según la normativa vigente que regula las aeronaves no tripuladas o pilotadas por control remoto, los drones deben contar con un seguro de responsabilidad civil, como establece la Ley sobre Navegación Aérea.

Lo habitual es que estos seguros cubran los daños ocasionados a personas y objetos y los perjuicios económicos derivados de ellos, aunque también pueden incluir la defensa penal y la reclamación de daños, en función de los casos. De todas formas, lo mejor es preguntar a un profesional de la correduría de seguros para que nos aconseje en función de nuestras necesidades. Tanto si es para uso profesional como si se utiliza con fines recreativos, una de las cuestiones que hay que tener en cuenta es el peso del aparato. El Real Decreto 8/2014 establece que si el dron pesa menos de 20 kilos, el límite por siniestro es de 300.000 euros, mientras que si pesa más puede alcanzar los 960.000 euros.

Otros riesgos que podría cubrir un seguro para drones son los daños ocasionados como consecuencia de incendios y explosiones, robos o daños por tentativa de robo, colisiones o caídas de objetos sobre el aparato en cuestión, negligencias y sabotajes en su manipulación o daños durante el transporte.

,

¿Cancelo o aplazo mis vacaciones de Semana Santa?

Como todos los años para estas fechas, la mayoría de la gente ya había hecho planes para Semana Santa: que si unos días en la playa, que si una escapadita a la montaña… Pero el Coronavirus nos ha cambiado los planes a todos y muchas familias se han quedado con los billetes en la mano y la obligación de quedarse en sus casas durante el Estado de Alerta.

Lo más sensato sería intentar posponer la reserva de nuestras vacaciones, para ser solidarios y no perjudicar más de lo necesario al sector de la hostelería, que ya saldrá bastante tocado de la cuarentena. En el peor de los casos, y si no queda otro remedio, tendríamos que cancelar la reserva. Muchas aerolíneas están dando facilidades para poder cambiar las fechas de los billetes y numerosas cadenas hoteleras han flexibilizado sus políticas de cambios y cancelaciones debido a las circunstancias actuales. Los expertos auguran graves consecuencias para la economía mundial y el sector turístico en particular, uno de los principales motores de nuestro país. Lógicamente si las personas no pueden salir de casa, todos los negocios relacionados con la movilidad, la hostelería y el turismo sufrirán pérdidas.

Por eso, cada familia tendrá que tomar decisiones en función de sus circunstancias, pero antes de cancelar o posponer ninguno de los planes y reservas que tengamos, lo mejor sería hablar con nuestro corredor de seguros de confianza para estudiar si nuestro seguro de viaje cubre estas modificaciones o cómo y dónde podríamos reclamar, en caso de que los cambios nos supongan un grave trastorno.

Son circunstancias excepcionales y momentos muy difíciles para hacer planes fuera de casa, pensar en vacaciones o para intuir qué pasará en el futuro, pero ya vendrán tiempos mejores para viajar y entonces podremos hacer nuevas reservas y disfrutar de un merecido descanso fuera de nuestros hogares.

,

¿Cubre el seguro la cancelación de grandes eventos?

Desde que el Gobierno decretara el Estado de Alarma en toda España, con el objetivo de evitar la propagación del Coronavirus, han sido muchos los eventos que se han cancelado. Pero ya adelantándose a esta medida tan drástica como necesaria, las autoridades sanitarias habían recomendado no celebrar eventos multitudinarios como conciertos, festivales, congresos o ferias de todo tipo. En España, una de las primeras cancelaciones fue la del Mobile World Congress de Barcelona, que supuso unas pérdidas económicas estimadas de 492 millones de euros. Pero no fueron los únicos. Muchos eventos han tenido que cancelarse en las últimas semanas y muchos otros han tenido que posponerse a la espera de nuevos acontecimientos. Por eso, no está de más preguntarse qué es lo que cubre nuestro seguro, en caso de cancelarse o posponerse un evento de grandes dimensiones que tuviéramos programado o que estuviéramos considerando programar.

En primer lugar, para que lo cubra el seguro, la causa de cancelación del evento tiene que estar justificada, es decir, es imprescindible que un organismo oficial ordene, o al menos recomiende, no celebrar el evento. En el caso del Covid-19, la autoridad competente en temas de salud por el riesgo de alerta sanitaria que supone.

En otras circunstancias, el seguro de cancelación para eventos multitudinarios suele cubrir la cancelación, aplazamiento o relocalización del evento por causas de fuerza mayor y fuera de control del asegurado, como climatología adversa, incendio o catástrofe en el lugar de celebración, luto nacional, huelgas o terrorismo. El seguro también cubriría la incomparecencia de uno de los protagonistas claves, como el ponente estrella de un congreso o el artista principal en un concierto.

Ante cualquier duda, lo mejor es consultar siempre con un profesional antes de seguir adelante con un evento, y no está de más recordar que las coberturas obligatorias pretenden proteger tanto a los organizadores como a los asistentes.