El 40% de los españoles prefiere relacionarse con su aseguradora ‘en persona’

La segunda edición del Global Investment Survey, que elabora Legg Mason, analiza el papel que juegan las nuevas tecnologías en las finanzas personales de los españoles, y especialmente en el proceso de toma de decisiones de inversión. La mayoría de los españoles elige “hablar con un profesional cara a cara” como fuente de información preferida a la hora de buscar información sobre ahorros e inversiones personales a largo plazo. Los inversores españoles consultan una media de 3,82 fuentes (la media europea está en 3,58) antes de tomar una decisión respecto a sus inversiones y ahorros a largo plazo.

El dato más llamativo es que el 40% de los españoles eligieron ‘en persona’ como la primera opción de contacto con una aseguradora o gestora de planes de Pensiones. En el caso de un banco es el 73%; el 43% para el asesor financiero o gestor de inversiones, y el 38% para la gestora de fondos.

Los inversores españoles son los europeos que más cómodos se sienten tomando decisiones de inversión basadas en asesoramiento financiero profesional (92% frente a 84% de media en Europa).

A la hora de buscar, gestionar y adquirir inversiones online, los inversores españoles se sienten “muy cómodos” o “algo cómodos” realizando una “búsqueda básica sobre inversiones” (92%) o buscando “asesoramiento sobre productos de inversión” (88%).

E 44% no se sentiría “nada cómodo” invirtiendo 15.000 euros online. El 78% de los españoles cree que la tecnología es una gran herramienta, pero desea seguir contando con el apoyo adicional de un experto que les oriente. No obstante, las herramientas digitales son una fuente de información financiera cada vez más importante: el 47% afirma utilizar páginas web de finanzas personales (de ellos, el 74%, de banca; el 49%, de aseguradoras), el 30% utiliza el sitio web de su gestora de fondos y el 25% la página de su firma de intermediación.

Las Bicicletas también son para el Verano

De acuerdo con la última encuesta de hábitos deportivos, realizada por el Ministerio de Educación, el ciclismo es el deporte más practicado en España, de modo que “las bicicletas no son solo para el verano”, pero es en esta estación cuando debemos adoptar algunas medidas preventivas, relacionadas con la exposición al sol y el calor.

Pedaleando, con las altas temperaturas, corremos el riesgo de deshidratarnos, por lo que es importante llevar agua, aplicarnos protector solar y usar ropa fresca que nos proteja la piel, como una camiseta técnica; no realizar sobreesfuerzos y, al planificar nuestra ruta, no elegir el trayecto más corto, sino el más sombreado.

Y como medida general, debemos realizar una conducción “defensiva”, muy prudente y atenta con los coches y peatones, adelantándonos a sus posibles reacciones para evitar accidentes.

Por último, es recomendable contar con un seguro de bicicleta que nos ofrezca protección frente a los daños que podamos causar a terceros, nos ofrezca asistencia en carretera en caso de accidente o avería de la bicicleta y defensa jurídica en caso de necesitarla. Existen también garantías específicas para proteger su “bici” frente a robo o daños, especialmente si es de gran valor. En cualquier caso, su corredor de seguros de confianza le podrá asesorar sobre las coberturas que mejor se adaptan a sus necesidades.

Verano Saludable y Seguro

El verano es una época de disfrute, pero sus altas temperaturas presentan riesgos que es necesario conocer y prevenir. Además de las quemaduras solares,
en verano son habituales las lipotimias, síncopes y golpes de calor, que podrían llegar a tener graves consecuencias.

Para evitarlo, debemos protegernos del sol y aplicarnos filtros solares en la piel, incluso para pasear por la ciudad; hidratarnos tomando líquidos y más fruta
y verdura, y no hacer ejercicio físico en las horas centrales del día. Por otro lado, para prevenir intoxicaciones alimentarias, conviene estar muy atentos a la conservación de los alimentos.

El agua es uno de los grandes incentivos del verano, pero debemos ser conscientes de que algo tan sencillo como un baño en el mar o el río o tirarnos de cabeza a la piscina entraña riesgos, algunos muy graves. Debemos ser prudentes y conocer las características y condiciones del medio, saber si se trata de una playa con corrientes, qué profundidad tiene, etc. Es crucial respetar las señales de advertencia (banderas roja y amarilla, boyas, carteles), evitar bañarnos solos, y, por supuesto, supervisar continuamente a los más pequeños. El Ministerio de Sanidad dispone en su web de una interesante guía para las familias “Disfruta del agua y evita riesgos”.

En cualquier caso, si precisa atención médica, recuerde que su seguro de salud le proporcionará la asistencia que necesite. Si aún no cuenta con uno, acuda a su corredor de seguros, el profesional más adecuado para asesorarle sobre las pólizas y coberturas que mejor cubren sus necesidades y las de su familia.

Este verano, disfruta de tus vacaciones sin sobresaltos en el hogar

Los ladrones aprovechan nuestras ausencias para hacer de las suyas; por ejemplo, solo en la Comunidad de Madrid, durante la época estival, se producen una media de 145 robos diarios, de acuerdo con los datos de la Secretaría de Estado de Seguridad, por lo que es recomendable seguir unos sencillos consejos que incrementarán la seguridad de nuestro hogar mientras estamos de vacaciones.

Los expertos aconsejan no dar pistas acerca de las fechas en que dejaremos sola la casa, de modo que conviene esperar a la vuelta para publicar en las redes sociales nuestras fotos de las vacaciones. Del mismo modo, evite comentar en la calle o en establecimientos públicos sus planes de viaje.

La ayuda de las nuevas tecnologías es clave: luces que se encienden y apagan y persianas que cambian de posición, ya sea mediante programación o de forma remota, logran simular la presencia de gente en la casa. Si no contamos con estos avances tecnológicos, lo más recomendable es pedir a algún familiar o amigo que vaya a casa a mover las persianas de vez en cuando y que recoja el correo, para que no se acumule en el buzón. Si contamos con portero en el edificio, será útil
pedirle que vacíe el buzón cada dos o tres días.

Por supuesto, antes de salir de nuestra casa debemos revisar y asegurar puertas y ventanas. La instalación de dispositivos de seguridad actualizados -bombines sofisticados, alarmas- ayudarán a disuadir a los ladrones y, además, puede suponer una rebaja en la prima del seguro de Hogar.

Dentro de la vivienda, no debemos dejar documentos con nuestra firma a la vista y junto a chequeras o joyas, que deben guardarse en lugar seguro. Si a pesar de las medidas de seguridad se produjera un robo, contar con el seguro adecuado ayudará a paliar sus efectos. Para comprobar que su casa y pertenencias están bien protegidas, no dude en contactar con su corredor de seguros de confianza.

Consejos para conducir seguro en Verano

Probablemente esté contando los días que faltan para las tan esperadas vacaciones; si va a realizar su viaje en coche, le interesarán estos consejos que le ofrecemos para que conducir en verano, cuando la luz es más intensa y los días son más largos y calurosos, resulte más seguro.

Lo primero es la correcta puesta a punto del vehículo. Antes de salir de viaje es muy recomendable que un taller revise su estado tras el invierno: frenos, aceite, limpiaparabrisas y neumáticos, además del sistema de climatización. Está demostrado que nuestra percepción y la capacidad de reacción disminuyen considerablemente con las altas temperaturas. Recientemente, la revista especializada Autopista afirmaba que una temperatura de 30ºC en el interior del coche equivale a una tasa de alcoholemia de 0,5 en sangre.

Por ello, si es posible conviene evitar las horas centrales del día para viajar, sobre todo en los días de más calor. Eso sí, ya se opte por viajar de madrugada, en la
mañana o al atardecer, solo debe afrontarse un viaje si se ha descansado de forma adecuada. Igualmente, aunque es sabido, se debe respetar los tiempos de descanso al volante: 20 minutos cada 200 kilómetros o dos horas de viaje, no olvidemos que la fatiga es causa del 20%-30% de los accidentes de tráfico.

En el viaje, para evitar peligrosos deslumbramientos y proteger nuestros ojos de la radiación ultravioleta es muy aconsejable utilizar unas gafas de sol con un filtro adecuado, a ser posible, polarizadas.

Tampoco debemos olvidar la importancia de hidratarnos, mejor si es con agua o refrescos de cola que nos ayudarán a mantenernos despejados y concentrados en la conducción.

Llevar copiloto que nos ayude a manejar la radio, el navegador y nos ofrezca conversación en los momentos más monótonos de la conducción, por ejemplo en largas rectas, puede ser de gran utilidad, pero evitando siempre que nos distraiga, tanto él como otros ocupantes del vehículo.

Por último, conviene revisar nuestro seguro de coche para que sus coberturas se adapten a lo que de verdad necesitamos. Su corredor de seguros puede asesorarle en todo lo que necesite para que este verano viaje en su coche seguro y protegido.