El Parlamento británico dificultará el negocio de las denuncias de falsas intoxicaciones de sus turistas en España

El Parlamento británico está tramitando un cambio de normativa que exija pruebas médicas como medida para contrarrestar el espectacular aumento de las demandas interpuestas por turistas británicos contra hoteles españoles por falsas intoxicaciones alimentarias. Este fraude, que afecta a los hoteles, a los tour operadores y a las aseguradoras de ambos, está proliferando gracias a las permisivas normas legales en el Reino Unido. Las denuncias de falsas intoxicaciones alimentarias de turistas británicos durante su estancia en hoteles españoles aumentaron un 700% en 2016. Las patronales hoteleras existentes en España critican la falta de severidad en la legislación británica en esta cuestión al no exigir ninguna prueba ante una denuncia por intoxicación alimentaria interpuesta por bufetes de abogados sin escrúpulos. El turista, tras pasar unos días en España y una vez en su país de origen, reclama al tour operador con el que contrató el viaje una indemnización por la intoxicación alimentaria sufrida supuestamente durante su estancia en el hotel español, que es el que termina pagando la factura del engaño. Esta operativa fraudulenta, a la que no son ajenas bufetes de abogados en el Reino Unido, es facilitada por la legislación de algunos países, no solamente el británico, “en la que la demostración y prueba del daño sufrido y la acreditación del nexo causal es menos exigente que en España”. Desde la Secretaría de Estado de Turismo se destaca que las Oficinas españolas de turismo en Londres “han actuado con prontitud y celeridad junto con el Gobierno británico”, para hacer frente al crecimiento desmedido de este tipo de reclamaciones. Al mismo tiempo, se subraya, en pleno debate sobre el Brexit, la cooperación entre los dos Gobiernos para atajar el fraude de las denuncias por falsas intoxicaciones. La página web del Gobierno británico alerta a sus ciudadanos sobre que es un delito presentar una demanda contra un tour operador o un hotel por una falsa intoxicación. También se está trabajando con los Colegios de Abogados en el Reino Unido. La Secretaría de Estado de Turismo anima a los hoteles a denunciar la presencia de las furgonetas de los abogados dedicados a la ‘recolección’ de reclamaciones de turistas británicos cuando están abandonando España.

Los menores de 25 años pagan 609 euros más al asegurar su coche

Ser joven sale caro al suscribir un seguro de Autos, pero tener menos de 25 años todavía mucho más. Según un estudio de Kelisto, realizado con los datos de todas las tarificaciones realizadas por el portal en 2016, los conductores que se encuentran entre los 18 y los 25 años pagan una media de 609 euros más por su póliza de coche. La prima media se sitúa en los 1.212 euros, frente a los 682 euros de los conductores que se encuentran entre los 26 y 35 años (77% más), los 564 euros de los que ya han cumplido 36 años (115% más) y los 561 euros de los que han vivido 50 años. La diferencia se hace mucho más notoria si se analizan los datos por modalidad de seguros. En la póliza a Todo Riesgo, los que no han cumplido los 25 años pagan de media 2.765 euros, un 132% más que un tomador entre los 36 y los 50 años. Aquellos que están en el medio de estas edades cuentan con una prima de 1.495 euros y casi 1.200 euros los que superan los 36 años. En la modalidad de Terceros básico, los conductores más jóvenes pagan 663 euros, un 66% más que los que pasan los 26 años hasta los 36, que abonan una prima media de 398 euros, y un 95% por encima de los que se encuentran en la franja de entre 36 y 50 (339 euros). En Terceros ampliado las primas medias no tienen tanta variación entre franja de edad: 700 euros para los más jóvenes, 1,2% más que los que están entre los 26-35 años y un 22% superior al siguiente tramo de edad (36-30) donde la prima se encuentra en los 578 euros.