El usuario de seguros de Autos, el más ‘infiel’ a la compañía

Un estudio de Rastreator sobre la rotación de los asegurados en España muestra que el 89,3% recurre a Internet para informarse sobre las cuotas y las características de los diferentes seguros, y el 83,7% lo hace a través de comparadores online concretamente. El seguro de Autos es el que mayor penetración tiene en el mercado español y hasta un 80,7% de los españoles tiene contratada una póliza de este tipo. Y es también el que mayor rotación tiene: hasta un 72% de los conductores afirma haber cambiado alguna vez de compañía aseguradora, bien por insatisfacción con el servicio o por encontrar una oferta más adecuada. El segundo con los asegurados más ‘infieles’ a sus compañías es el de Hogar. Hasta un 52,8% de los españoles afirma haber cambiado alguna vez de compañía aseguradora de Hogar, porcentaje que ha aumentado 3 puntos en el último año. En cuanto al Seguro de Salud, uno de cada cuatro españoles afirma haber cambiado alguna vez de compañía aseguradora para esta póliza, y un 11,1% lo ha hecho en más de una ocasión. Tradicionalmente el seguro de Vida presenta una fuerte vinculación a la contratación de un producto financiero, lo que ha favorecido una menor rotación entre compañías. Pero el 20% de los españoles ha cambiado en alguna ocasión de compañía para obtener un servicio o una oferta más adecuada a sus preferencias. Además, un 5% afirma haber cambiado de aseguradora de 2 a 5 veces, y hasta un 3,4% lo hace de manera anual. Un 15,1% de los motoristas ha cambiado en alguna ocasión de compañía aseguradora, casi 57 puntos menos que en el caso de Autos, por lo que este seguro presenta uno de los porcentajes de rotación más bajos del mercado A pesar de que la contratación del seguro de Viaje está sujeta a condiciones puntuales y no requiere una renovación periódica, hasta un 14,7% de los españoles ha contratado este servicio con más de una compañía diferente. Fernando Summers, CEO de Rastreator, subraya que estos datos suponen “un reto para las aseguradoras, que deben orientar su estrategia tanto en atraer clientes como en retenerlos”, añade.

El 30% de las mujeres no ahorra nada de cara a la jubilación

El 36% de las mujeres españolas cree que no tendrá ingresos suficientes durante su jubilación, pero el 30% admite no ahorrar nada o casi nada para ella, y el 52%, que no tiene un plan de jubilación (37%, los hombres), según un estudio de Aegon. Las mujeres son pesimistas en sus expectativas de jubilación. A diferencia de los hombres (50%), el 61% de las mujeres, no esperan tener una vida confortable durante su jubilación. El porcentaje de las que sí esperan una buena vida en la jubilación se reduce a un 7%, frente al 14% de los hombres. Éstos son más optimistas sobre la jubilación. El porcentaje de los que piensan que no tendrá suficientes ingresos durante la jubilación es del 27%, 9 puntos menos que las mujeres. Éstas creen que necesitarán entre un 80% y 100% de los ingresos que ahora recibe durante su jubilación, mientras que a los hombres les basta con entre el 60% y el 79%. La mujer ahorra cuando llega a una edad (29%) y cuando forma una familia (13%). Apenas el 5% de las mujeres admite tener los ahorros suficientes para la jubilación. El 70% de las mujeres, mismo porcentaje de hombres, cree que el plan de pensiones de la empresa debería formar parte de la remuneración del trabajador. El 33% retrasó su jubilación cuando comprobó que su pensión era menor de la esperada, frente al 17% de los hombres. El 16% de las mujeres se prejubiló por las cargas familiares (0% en el caso de los hombres, que en el 48% lo hace al perder su trabajo). El 55% de las mujeres piensa que el apoyo financiero de su pareja durante la jubilación será importante o muy importante, frente al 40% de los hombres.

Los expertos reclaman reformas pero también una pensión “mínima, suficiente y blindada”

La segunda sesión, “El futuro de las pensiones”, del XXX Curso de Economía para Periodistas de Información Económica, organizado por la Apie, evidencia las discrepancias entre los expertos, pero también muestra puntos de encuentro, como la necesidad de una pensión mínima “suficiente y blindada”. Rafael Doménech, Economista Jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, defiende que el Índice de Revalorización de Pensiones (IRP) sea del 2,5%, y no el 0,25% que aplica el Gobierno. Reclama un sistema de cuentas nocionales o individuales, de reparto, con pensión mínima blindada, tras un período de transición (en Suecia fue de 15 años). “La transparencia y las cuentas claras permiten planificar y tomar decisiones sobre el ahorro para la jubilación y sobre el momento de la retirada”, argumenta. Carlos Bravo, secretario confederal de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, advierte que la aplicación del factor de sostenibilidad (que entra en vigor a partir de 2019) ahora provocaría que la pensión media fuera un 16% más baja. Y que la reducción de la pensión acumulativa en el tiempo perjudica a los jóvenes. Defiende una proporción “razonable” entre la pensión y lo que se ha cotizado. Recuerda que la Constitución habla de una pensión “pública universal, obligatoria y suficiente”, aunque admite que la suficiencia “es un concepto jurídico indeterminado“. “En España hay pensiones que son claramente insuficientes“, remarca. Las cuentas nocionales “ampliarían la brecha entre hombres y mujeres y porque perjudicaría también a los autónomos”. Recuerda que “la esperanza de vida también depende del nivel de ingresos“. Diego Valero, presidente de Novaster, señala que “el verdadero problema es la suficiencia de la pensión”. Alerta de la pérdida de valor de ésta una vez comienza a cobrarse, que estima en un 10% en 10 años. La indexación de las pensiones tiene “consecuencias lesivas para los jubilados”. Propone una combinación entre pensiones mínimas suficientes (modelo de Suceia), un sistema que tenga más vinculación con la contribución realizada y edades flexibles de jubilación (Noruega), y un sistema complementario cuasiobligatorio en las empresas para sus trabajadores (Reino 4 Unido). Recuerda que “ningún ahorro es voluntario, nos tienen que obligar de algún modo a hacerlo”.