,

Anécdota: El seguro de Decesos lo inventaron los egipcios

La historia del seguro de Decesos comienza
a escribirse en 2.225 a.C. con caracteres
cuneiformes en el antiguo Egipto. Los
costosos ritos funerarios dieron que pensar
a los súbditos de los faraones que querían
entrar en la siguiente vida “con buen pie”.

Los egipcios con más posibles se
agrupaban en asociaciones pagando
una cuota que garantizase el abono
de los ritos funerarios. Cuando uno de
los asociados moría, el resto sufragaba los
gastos con el dinero ahorrado.

Es el embrión del actual seguro de Decesos
que cubre las facturas de funeral y entierro.
Algunos todavía recordamos al agente que
visitaba las casas de los pueblos de España
para cobrar esta póliza. Eran bien recibidos
porque, con cada recibo, los asegurados
recordaban que todavía permanecían en
este mundo, que podían disfrutar de la vida
y prepararse adecuadamente para “el viaje al
más allá”.

,

Las aseguradoras no podrán subir el precio de las pólizas por problemas de Salud

La nueva Ley del Seguro, que tramita
el Congreso, impedirá a las compañías
incrementar las pólizas cuando el asegurado
tenga problemas de salud. Según la Dirección
General de Seguros “el empeoramiento de
la salud del asegurado es el riesgo que
debe cubrir la entidad. En caso contrario
se desvirtuaría la naturaleza de este tipo
de seguros”.

Actualmente, el precio se está aumentando
hasta un 30% entre los particulares
con necesidades sanitarias. Algunas
aseguradoras lanzan campañas agresivas
con precios reducidos para atraer clientes.
Posteriormente, incrementan la factura según
crece la siniestralidad.

Los corredores de seguros aplaudimos esta
iniciativa porque defiende tus derechos como
consumidor respetando la esencia de los
seguros de salud, que es cubrir a aquellos que
lo necesitan. Consideramos que cualquier
persona tiene derecho a disfrutar de la
Sanidad privada a un precio razonable.

,

Plan Ahorro 5 con exenciones fiscales: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”

“Antes hoy que mañana” (“El Quijote”)
o “la peor diligencia es la que no se
hace”…
El refranero español es prolijo en consejos
que nos invitan a la acción. El
significado real de estos pensamientos
propone dejar la pereza a un lado y ser
diligentes en los asuntos pendientes.

Hoy te invitamos a ahorrar a Largo Plazo
aprovechando exenciones fiscales
y utilizando los beneficios del interés
compuesto. Es el dinero generado por
la acumulación de los intereses que se
obtienen al final de cada período de inversión
y que se capitalizan al reinvertirse
con la aportación que realizaste
inicialmente.

Ventajas de ahorrar a Largo Plazo
El Corto Plazo es 1 año, el Medio Plazo
de 2 a 5 años y el Largo Plazo más de 5.
El nombre de esta opción se llama
SIALP (Seguro Individual de Ahorro a
Largo Plazo). Y con éste nuevo producto
de ahorro, definido por la última Reforma
Fiscal, tú diseñas cuál es tu nivel
de ahorro “a medida” y estableces
libremente un calendario de aportaciones
que puedes modificar en cualquier
momento.

Los requisitos establecidos por Ley para
beneficiarte de las ventajas que te pueden
proporcionar son:
Aportaciones máximas de 5.000
€ anuales. Tú eliges si lo haces con
primas periódicas o como prima
única y esta aportación la puedes
cambiar según te convenga, siempre
que no superes el límite máximo.

• La duración mínima es de 5
años para que no tributen los intereses;
aunque a partir del primer
año cumplido tiene liquidez,
pero a costa de la exención fiscal.

• Sólo puedes ser titular de uno
de estos nuevos planes individuales
de ahorro.

• Ofrecen coberturas para fallecimiento
y supervivencia.

• El capital garantizado es de un
85%, como mínimo, de las primas
pagadas.

Por todas estas razones resulta ser
una excelente fórmula donde tus
ahorros crecen para la jubilación.
Consúltanos. Nosotros somos profesionales
y te podemos explicar exactamente
en qué consiste.

,

73 millones para Campofrío como adelantos por el incendio de Burgos.

Los seguros estamos aquí para este tipo de situaciones

Los seguros funcionan cuando los necesitas.
Al menos, así opina Campofrío tras
el incendio de la fábrica de Burgos. El
domingo 16 de noviembre se quemaron
70.000 metros cuadrados de su factoría.
Según Remedios Orrantia, directora de
RRHH, la empresa contaba con “un muy
sólido programa de seguros, dotado de
una estructura sólida de coberturas. Esto
es muy importante porque siempre piensas
que es algo que nunca vas a tener que
utilizar y hasta que ocurre un gran siniestro
no aprecias la verdad del valor de este
programa”.

Nosotros estamos aquí para este tipo
de situaciones
Así es como respondieron las compañías
tras el siniestro. Es la razón de nuestro
trabajo como corredores de seguros:
gerenciar tus riesgos buscando la mejor
póliza.

Campofrío ha recibido ya 73 millones
de euros en adelantos por la indemnización
del incendio.

La memoria de
sus cuentas anuales de 2014 indica que
el efecto de pérdidas e ingresos extraordinarios
arroja un saldo positivo de 25
millones. Gracias al seguro, la empresa
no sufrirá un impacto negativo en su patrimonio.

¿Qué cubre su seguro?
Prácticamente todo: los daños materiales
que sufrió la planta de producción de
Bureba y la pérdida de beneficios que se
produjo por la reducción de ventas a consecuencia
del siniestro. También compensa
los costes adicionales de la compañía
para volver a recuperar sus ventas.

La Empresa explica en su memoria como
“la sociedad espera recibir una compensación
adicional en concepto de
indemnización por daños materiales,
pérdida de beneficio y los costes adicionales
en que pueda incurrir… durante
los 12 meses siguientes a la fecha del
siniestro”. De esta forma, los seguros la
van a permitir “cubrir la totalidad del valor
de reposición de una nueva fábrica con
capacidad equivalente a la anterior”.

Cualquier empresa, no importa el tamaño,
puede asegurar estas eventualidades.
Con tu confianza podríamos evitar que 7
de cada 10 empresas españolas cierren
por estar mal aseguradas.